La edad y la experiencia se pueden justificar a la hora de presentar una candidatura. A los reclutadores les cuesta mucho más comprobar otras condiciones, como si sabes trabajar en equipo o si tienes capacidad de organizar y planificar, por ejemplo. Por eso estos requisitos son los que más se señalan en las ofertas de empleo, tal como se refleja en el último Informe Infoempleo-Adecco.

Pero siempre que se aplica un criterio de criba tan general, se corre el riesgo de errar el tiro. Puede quedar fuera de la selección talento realmente válido. La experiencia condensada en tres años de una persona puede ser mucho más enriquecedora que la de otra con más de cinco. Por otro lado, si especifica la edad, la oferta de empleo podría llegar a convertirse en discriminatoria.

Qué tipo de profesionales se requiere según la edad

Un 26% de las ofertas de empleo generadas en 2016 señalaron como requisito para los candidatos una determinada edad. Este criterio ha bajado su popularidad con respecto al año anterior. En 2015, más del 30% de las ofertas contenían esta especificación.

Haber cumplido entre 26 y 35 años es el ideal para el 60% de las ofertas donde se menciona la edad como requisito. A mucha distancia, pero también valorada, se encuentra la franja de los 36 a los 45 años. Para una de cada cuatro ofertas en las que se indica la edad, esta sería la más deseable.

Los colectivos especialmente castigados son el de menores de 26 años y el de mayores de 45. Aún así, también consiguen cierta demanda. Los mayores de 46 años tienen mejores oportunidades en los empleos en los que se requiere una experiencia de más de 5 años y los menores de 26 años cuentan con una clara ventaja cuando se pide a candidatos sin experiencia.

edad y experiencia para el empleo

Cuando se analizan las ofertas de empleo según la categoría profesional del puesto vacante, la edad que se indica guarda una relación proporcional con la categoría. Cuanto mayor es la categoría profesional, más edad media se solicita en las ofertas. Resulta significativo que son las ofertas relacionadas con puestos directivos unas de las que más indican la edad como requisito de selección.

Como dato llamativo con relación a las áreas profesionales destaca que la de atención al cliente sea la que admite mayor espectro de edades. Y es curioso porque, precisamente, es también una de las que más incluye este requisito en sus ofertas. Las que exigen a candidatos más jóvenes son las de marketing, comunicación y contenidos; ingeniería y producción, y tecnología, informática y teleco. Las áreas que más solicitan perfiles senior (de 3 a 5 años y de más de 5 años) son la de recursos energéticos, la de consultoría y la industrial.

Puestos en los que la experiencia sí importa

Si la edad es un requisito que cada vez se especifica menos, con la experiencia pasa justo al contrario. En 2016 se han publicado más ofertas en las que se indicaba esta condición que en 2015. Ha pasado de aparecer en el 75,3% de las vacantes al 79,55% en tan solo un año.

Curiosamente, las ofertas que indican como requisito la experiencia lo hacen mayoritariamente sobre la gente sin experiencia. Esta condición se reclama en el 28,34% de los casos. El siguiente grupo más demandado (con un 27,2%) sería el de los perfiles que poseen de 3 a 5 años de experiencia. A continuación, le sigue el colectivo más senior, el de más de 5 años de experiencia, que se solicita en el 19,31% de las ofertas.

Como sucedía con el requisito de la edad, la categoría profesional está también muy relacionada con la experiencia. Para los empleados se requiere de media 2,31 años de experiencia (cifra que prácticamente dobla a la del año anterior). Los puestos técnicos ya tienen que contar con casi 3 años de media. En el caso de los mandos intermedios, se piden casi 5 años de experiencia y para puestos directivos son necesarios más de 6 años como media.