Corría el verano del 2002 cuando Las Ketchup reventaron las pistas de baile con su canción Aserejé, una versión libre de la canción Rapers Delight, de The Sugarhill Gang. Riéndose de su inglés macarrónico sustituyeron el original I said a hip hop the hippie the hippie to the hip hip hop, and you don’t stop” por “Aserejé ja deje dejebe tu dejebe de serebiunouva”. Las cuatro cordobesas vendieron casi siete millones de sencillos y convirtieron Aserejé en una de las cien canciones más vendidas de la historia. Quitando esta ilustre excepción, ganar dinero sin saber inglés es difícil. Pero Las Ketchup no iban tan desencaminadas; esta oda al chulo playero es una representación (o una caricatura) del nivel de inglés que hay en España.

Según el informe EF 2011(English Proficiency Index-EPI EF) realizado por la empresa de enseñanza de inglés, Education First, los españoles somos los europeos que peor hablamos inglés, algo que dejaba muy claro su demoledor apartado dedicado a España. En el continente superamos a turcos y rusos, pero si hablamos de la Unión Europea, solo los italianos se acercan a nuestros desastrosos resultados. A nivel global, España se encuentra en el puesto 24 de los 42 países participantes. El informe, mencionado y desglosado por la prestigiosa revista The Economist, va más allá y destaca la correlación positiva entre el nivel de inglés de un país y sus exportaciones, su impulso a la innovación y su importancia para conseguir trabajo. En este último apartado asegura que “hablar inglés se ha convertido en un requisito básico, no en una ventaja” para determinados puestos. Pero, ¿para cuáles?

La horquilla es de entre el 75 y el 80% para los puestos cualificados, según las dos empresas de trabajo temporal más importantes del país, Adecco y Ranstad. Esta última baja el porcentaje hasta el 20% para todo tipo de ofertas de trabajo. Pero recuerda que aunque la oferta no lo especifique, hablar inglés incrementa un 44% las posibilidades del candidato.

“Megavideo hace más por el inglés que nueve años de colegio”. Este grupo de Facebook está inscrito en la sección humor, pero encierra una gran verdad. Alemania, Italia, Francia y España son los únicos países de la Unión Europea que doblan los estrenos cinematográficos y televisivos. Retomando el informe de Education First, tenemos que retroceder al puesto número ocho para encontrar a uno de estos países, Alemania, en el ranking de buenos angloparlantes. El siguiente es Francia con el número 17. Esta teoría es avalada por la directora de Education First Madrid, Virginia Molet, que opina que “el aumento de las horas escolares del inglés no es suficiente. También hay que cultivar una cultura del multilingüismo (…) bien a través de películas y libros en inglés, bien a través de estancias en el extranjero”.

La última opción no está al alcance de todos los bolsillos, pero la primera sí y el auge de las series americanas y la inmediatez que proporciona Internet han hecho que cada vez sean más los que se pasen a la versión original. Susana Thakur, de 28 años, probó las dos opciones. Aprovechó un ‘impás’ en su carrera de turismo para pasar una temporada en Inglaterra y perfeccionar su inglés, algo que considera ha sido crucial en su búsqueda de empleo. “En la última entrevista que hice no me preguntaron por mis títulos, sino por mi estancia en Londres” asegura. “Estas experiencias sirven para abrirte la mente, para perder el miedo al idioma y ganar en soltura; eso no te lo da un curso”. Desde su vuelta a España, Susana no ha perdido su nivel de inglés. Lo mantiene gracias a la versión original. “Ví Lost y me enganché”, confiesa. “Ahora sigo varias series, e intento ver todas las películas en inglés. Si las ves por Internet no hay problema, pero encontrar un cine en versión original no es fácil”, se lamenta. Fernando Buesa, valenciano de 16 años, se enfrentaba estos días a la selectividad con miedo. Ha estudiado todos los exámenes menos el de inglés, “pero la semana pasada terminé de ver Juego de Tronos”, asegura con sorna. Las series y películas son, cada vez más, una herramienta perfecta para perfeccionar un idioma.

Sin embargo, el método tradicional, las clases de inglés, no se resiente de estas nuevas vías para aprender la lengua de Shakespeare. No hay datos a nivel estatal, pero el aumento en el número de alumnos matriculados va desde el 11% de Castilla-La Mancha hasta el 24% de Navarra. Parece que las cosas están cambiando; igual dentro de unos años el Aserejé es una caricatura del pasado, y artistas como Russian Red o Anni B Sweet reflejan mejor el nivel de inglés en la España del futuro.

Y tú, ¿quieres empezar ya a trabajar tu inglés?