Si te has quedado en paro, no es imprescindible que lleves un año trabajando para cobrar la ayuda de la prestación por desempleo. En otra ocasión te hablamos de lo que cobrarás si te quedas en paro. Te contamos en este artículo los requisitos que debes cumplir para solicitar la prestación y el subsidio por desempleo mientras te dedicas a encontrar un nuevo trabajo.

Requisitos comunes para cobrar el subsidio o la prestación por desempleo

Estos son los requisitos que se te pide que cumplas a la hora de recibir una ayuda de Estado por desempleo:

  • Haber cotizado a la Seguridad Social. En los siguientes apartados te explicamos con más detalle este punto.
  • Inscribirte como demandante de empleo. No basta con haberte quedado sin empleo, tienes que inscribirte como demandante en tu oficina del SEPE.
  • Suscribir el compromiso de actividad. Esto es, que te comprometes a realizar una búsqueda activa de empleo.
  • No tener rentas que te aporten mensualmente más del el 75% del salario mínimo interprofesional (SMI). Esta cantidad se calcula sin contar con la parte proporcional a las dos pagas extraordinarias.
  • No haber cumplido la edad de jubilación.

Todos estos requisitos han de cumplirse durante toda la prestación. Es decir, no te olvides de sellar el paro. Recuerda que puedes hacerlo on-line. O, por ejemplo, si facturas un trabajo, notifícalo en tu oficina del SEPE (antiguo INEM) para que lo tengan en cuenta y reajusten la prestación del mes siguiente.

Notifica también si realizas un trabajo a tiempo parcial (tendrás que mostrar el contrato). Por otro lado, acude a las citaciones que vengan de tu oficina con respecto a participar en acciones específicas de motivación, información, orientación, formación, reconversión o inserción profesional para mejorar tu empleabilidad.

Si has trabajado (y cotizado) menos de un año, ¿cuánto tiempo cobrarás el paro?

Una de las cuestiones que harán que varíe los meses que tienes derecho al subsidio por desempleo es si tienes cargas familiares. Las responsabilidades familiares suponen que tienes a tu cargo hijos menores de 26 años, un cónyuge o una persona con discapacidad. Que estén a tu cargo significa (en el sentido que aquí interesa) que dependen económicamente de ti. Es decir, no deben recibir ingresos que superen el 75% del SMI. La suma total del dinero que entra en casa mensualmente repartida entre cada miembro de la familia no debe superar este porcentaje del SMI.

  • Si tienes cargas familiares, se te pide haber cotizado a la Seguridad Social durante al menos 3 meses. Tendrás derecho a cobrar el subsidio tantos meses como hayas cotizado: 3 si cotizaste 3, 4 si 4 y 5 si 5. A partir de 6, tendrás derecho a cobrar la ayuda durante 21 meses.
  • En caso de no tener responsabilidades familiares, se te pide haber cotizado al menos 6 meses.

Ahora bien, si eres fijo discontinuo, el subsidio del paro durará el mismo número de meses que hayas cotizado el año anterior a solicitar el paro.

Sellar la prestación por desempleo

Si has trabajado (y cotizado) más de un año, ¿qué más se te exige para cobrar el paro?

Tendrás una serie de condiciones añadidas a los requisitos comunes que cumplir para cobrar la prestación por desempleo:

  • Deberás haber cotizado 360 días dentro de los 6 años anteriores a ser desempleado.
  • Además del suscribir el compromiso de actividad, tendrás que aceptar una colocación adecuada. Si los servicios de empleo te envían una vacante, te tienes que presentar. De lo contrario, te pueden sancionar y llegar a perder la prestación por desempleo.
  • No puedes estar trabajando como asalariado o bien por cuenta propia a tiempo completo, salvo compatibilidad establecida por un programa de fomento de empleo.
  • No puedes estar cobrando una pensión de la Seguridad Social incompatible con el trabajo.

La duración de la prestación dependerá del tiempo que hayas cotizado en los últimos 6 años, salvo que se haya tenido en cuenta para una prestación anterior. Puedes consultar la tabla en la web del SEPE.

Por último, una buena noticia para los que han trabajado a tiempo parcial: cada día trabajado se cuenta como día cotizado. Es decir, el tipo de jornada que cumplías si estás en este caso no afecta al tiempo que podrás cobrar el paro.