La búsqueda de un empleo requiere armarse de constancia, contactos (un 35,6% de las nuevas incorporaciones a las empresas se hacen a través de contactos de conocidos), organización e investigación, igual que se abordan otros muchos objetivos vitales. Pero, aún así, a veces esto no termina de dar frutos y nuestra candidatura se ve una y otra vez rechazada. Para combatir el desánimo es importante que se haga un análisis de las posibles causas.

1.Orientar el CV a la oferta

Algunos procesos de selección reciben cientos, incluso miles de candidatos por lo que es muy importante que resaltes en tu CV los requisitos de la oferta y hagas limpieza de la información que no se ajusta al puesto. Por ejemplo, deshazte de los primeros empleos, o aquellos trabajos que no están relacionados. Si no quieres renunciar a ellos añádelos muy brevemente en el apartado de “otras datos de interés”

2.Añadir las palabras claves

Cada vez más los procesos de selección están asistidos por software que detectan las palabras clave (keywords) relevantes para la definición del puesto. Si no incluyes estas palabras en el CV éste pasará desapercibido. El algoritmo no lo detectará y lo descartará automáticamente. Habrás perdido una oportunidad pudiéndolo solucionar de una forma fácil. Haz una búsqueda en google de las palabras que más se usan en tu profesión y añádelas.

7 razones por las que siguen rechazándome de un empleo

3.No reúnes los requisitos

Las empresas definen los puestos en función de las necesidades que tienen que cubrir. Si para el desempeño de una tarea son imprescindibles unos conocimientos específicos con mucha probabilidad, durante la entrevista, se hará hincapié en ese aspecto e, incluso, se hará una prueba para valorar tu nivel de conocimientos. Si no has dicho toda la verdad en ese punto será un momento que te haga sentir bastante incómodo y tendrás muchas opciones para que tu candidatura quede excluida del proceso.

Aunque tampoco hay que ser excesivamente literal. Valora qué condiciones del puesto pueden ser críticas y cuáles menos. Por ejemplo, si en vez de tres años de experiencia demostrable tienes solo dos preséntate igualmente, estos requisitos muchas veces son orientativos

4.No tienes experiencia

El 40% responden que descartaron candidatos porque no tenían la experiencia necesaria. Muchas empresas valoran la experiencia por encima de la formación o los conocimientos. Si no tienes experiencia en algún puesto o sector procura buscar prácticas o trabajos voluntarios con los que poder demostrar que tienes un gran interés y motivación antes de aspirar a puestos donde ésta sea importante.

5. Estás sobrecualificado

Algunas empresas prefieren evitar a personas que están cualificadas por encima de los requisitos que se piden para el puesto. Un 18,21% de las empresas consultadas en el último Informe Infoempleo declaran que el motivo por el que no incorporaron a candidatos en el proceso de selección fue porque estaban sobrecualificados. Creen que serán trabajadores con dificultades para adaptarse el puesto porque sus expectativas están  más altas. Temen que pronto encuentren otro trabajo que se ajuste más a su perfil y tengan que recurrir a otro proceso de selección. Una dilatada experiencia también puede estar entre los motivos para rechazar a un candidato.

6. No se te dan bien las entrevistas

Puede que hayas pasado todos los filtros y tengas que enfrentarte a una entrevista. Para ello es importante prepararla previamente. Hay a quienes los nervios le juegan una mala pasada y les resulta muy difícil mostrar lo mejor de sí. La clave está en dedicarle más tiempo, ensayar la entrevista y ganar seguridad en lo que dices y cómo lo dices. Pregunta a las personas de confianza qué aspectos podrías mejorar. Entrena también la calma. Hay mucha información a la que puedes recurrir con técnicas de relajación y para aquietar la mente.

7.Has llegado tarde

Puede parecer algo que no tiene importancia frente a tener un buen currículum o formación. Pero llegar tarde a la entrevista de trabajo cuenta en negativo directamente sin haber empezado a evaluar nada más. Predispone al entrevistador en contra y remontar esa sensación va a ser muy difícil. Así que calcula el tiempo para llegar para estar allí media hora antes. Puedes aprovechar para situarte y recopilar algo de información para romper el hielo durante la entrevista.

Es importante durante el proceso de búsqueda de empleo cuidar la imagen y el material que habla de nosotros. CV bien diseñado y legible,  presentarse a la entrevista vestido y aseado de forma adecuada y echar un vistazo a las redes sociales. Un 46% de los reclutadores revisa los perfiles del candidato antes de la entrevista y un 29% lo hace después.

Estas son algunas de las cuestiones que se pueden mejorar porque están en nuestra mano hacerlo. Otras circunstancias, como por ejemplo un elevado nivel de desempleo en el sector son difícilmente controlables. Procura mantener una actitud positiva y, llegado el caso, valora si necesitas formación para reorientar tu carrera o dar un giro profesional. Regístrate en el portal de Infoempleo para conocer todas las ofertas de empleo que se ajusten a tu perfil.
Inscríbete en Infoempleo y encuentra las mejores ofertas