La Unión Europea calcula que en menos de dos años el 45% de los empleos estarán relacionados con el ámbito digital, y habrá más de 500.000 puestos sin cubrir en este sector. Sin embargo, a pesar del potencial laboral que ofrece, solo un 20% de las estudiantes españolas eligen estudiar una carrera STEM. ¿Qué está pasando? ¿Por qué no se interesan más por un sector que ofrece oportunidades de trabajo y buenos sueldos?

Esta mañana se ha presentado el Informe Empleo IT y Mujer. 10 profesiones con futuro, elaborado por Infoempleo en colaboración con UNIR, que proporciona datos relevantes para conocer cuál es la situación del empleo en el ámbito tecnológico y de las mujeres dentro de este sector.

Dentro del estudio, expertas en tecnología, con una amplia trayectoria en diversas áreas: ciberseguridad, big data, inteligencia artificial, blockchain, innovación, robótica educativa…, cuentan los retos a los que se enfrentan, lo que pueden aportar las mujeres en este ámbito, así como las iniciativas que se podrían poner en marcha para reducir la brecha de género en este sector.

En la presentación del Informe Empleo IT y Mujer, la Ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaa, ha puesto de relieve “cómo la discriminación de la mujer es una herencia cultural todavía vigente que, no por ser resultado de un proceso histórico, debe dejar de denunciarse”.

10 perfiles tecnológicos con futuro

En el Informe Empleo IT y Mujer también se analizan a fondo diez perfiles tecnológicos que contarán con una importante demanda laboral en el futuro a través de profesionales con una amplia trayectoria en esos puestos. Diez mujeres que relatan, desde su experiencia, en qué consisten estas profesiones, qué proyección de futuro tienen y la formación necesaria para acceder a ellas.

Así como las habilidades que más se  valoran para estos puestos, y los retos personales y profesionales que han tenido que superar por ser mujeres. También se incluye información sobre los sueldos y salidas profesionales que ofrece cada profesión y videoentrevistas a las que puedes acceder directamente desde estos enlaces.

1 Desarrolladora de Software
Natalia Padilla Zea.
Doctora por la Universidad de Granada. Docente e investigadora en UNIR iTED

2Directora de Tecnología
Elisa Martín Garijo. Directora de Tecnología e Innovación en IBM España, Portugal, Grecia e Israel

3Diseñadora Gráfica Digital
Laura de Miguel Álvarez. Doctora en Bellas Artes por la UCM. Directora académica del Máster Universitario en Diseño Gráfico Digital de UNIR

4Especialista en Big Data
Elena Alfaro. Global Head of data and open innovation BBVA

5Especialista en Ciberseguridad
Rosa Díaz Molés. Directora General del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE)

6Especialista en Cloud Computing
Reyes Martínez Gironés. Jefa de las Unidades de Gestión del Servicio y de Estrategia TIC de Grupo Cesce

7Experta en Blockchain
Carmen Torrano Giménez. Doctora en Informática. Investigadora senior Eleven Paths (Telefónica)

8Experta en Inteligencia Artificial
Amparo Alonso Betanzos. Presidenta de la Asociación Española de Inteligencia Artificial. Catedrática de CC. de la Computación e Inteligencia Artificial de la UDC

9Experta en Robótica Educativa
Lucía Alba. Experta en Robótica Educativa. Departamento de Educación de BQ

10Experta en Transformación Digital
Margarita Villegas. Directora de Tecnología e Innovación en UNIR

Informe Empleo IT y Mujer 2019

Mujeres en empleos tecnológicos

En el Informe Empleo IT y Mujer también se muestra que, aunque la tasa de actividad femenina ha crecido en más de 11 puntos en España en los últimos treinta años (del 32,4% al 53,24%), se han producido pocos avances en su participación dentro del sector tecnológico. Incluso se aprecia un cierto retroceso, porque cada vez es menor el número de universitarias que estudian una carrera técnica.

De hecho, la presencia de la mujer en el sector de tecnologías de la información apenas ha aumentado en cinco puntos desde comienzos del siglo XXI. Según datos de la patronal del sector (AMETIC), han pasado de representar el 33% del sector hasta situarse en un 37,4%.

“Hay cuatro veces más hombres que mujeres con estudios relacionados con las TIC”
La baja presencia de las mujeres en el ámbito tecnológico está directamente relacionada con su escasa presencia en las carreras técnicas. En 2015 las mujeres suponían el 52,2% del total de los estudiantes universitarios, pero tan sólo un 20% se graduaban en estudios tecnológicos (la media de la UE está alrededor del 25%). Dos años más tarde, en 2017, las mujeres suponían el 53,2% de los graduados universitarios, pero sólo el 18,6% lo eran en carreras tecnológicas.

Esta falta de vocación es un problema que afecta a toda Europa. A día de hoy, hay cuatro veces más hombres que mujeres con estudios relacionados con las TIC.

A nivel directivo también siguen ocupando los puestos de menor responsabilidad. Aunque al menos 10 de las filiales españolas de multinacionales tecnológicas están presididas o dirigidas por mujeres, su presencia en los órganos directivos sigue siendo minoritaria. Suponen el 23% de los consejos de administración de empresas TIC del IBEX, pero por el momento ninguna mujer ocupa la presidencia ni el puesto de consejera delegada.

Retos de la mujer en el sector IT

Los datos recogidos en el informe Empleo IT y Mujer. 10 Profesiones con futuro muestran que el problema no se encuentra en una falta de demanda por parte de las empresas, sino en el acceso de la mujer a los estudios tecnológicos.

Todas las mujeres entrevistadas para el Informe coinciden en señalar que para atraer el talento femenino al mundo digital hay que trabajar en el cambio de estereotipos, y hacer la tecnología más atractiva a las mujeres. Para lograr este objetivo, consideran que es imprescindible:

>>Programas educativos que motiven a las adolescentes a elegir estudios STEM

 

De cada cinco estudiantes de ingeniería solo uno es mujer. Y solo un 12% de las universitarias españolas estudian titulaciones relacionadas con las TICs (siete puntos por debajo de la media en Europa). Destaca la evolución negativa que han tenido en la carrera de Informática: si en el curso 1985/86 suponían el 31% de los estudiantes matriculados, en el 2016-2017 solo representan el 11,9%.

En Formación Profesional los datos no son mejores. Solo hay un 11,7% de mujeres matriculadas en los Grados Superiores de FP que conforman la familia de Informática y Comunicaciones frente al 88,3% de hombres.

Y en estudios de Máster relacionados con está área, la presencia de hombres también sigue siendo mayoritaria, un 78,4% cursan estos estudios frente a un 21,6% de mujeres.

En la presentación del Informe, el Rector de la UNIR, José María Vázquez García-Peñuela, indicaba que “Seguramente hay que enseñar las ciencias o la tecnología de una forma distinta a como se viene haciendo” para atraer a más niñas a este sector. La Ministra de Educación, Isabel Celaá también se ha hecho eco de esta necesidad de abordar la “digitalización de la educación”, y de fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas de forma general, y en las mujeres en particular: “Debemos trabajar con ellas desde pequeñas, desde la segunda etapa de Educación Infantil”

>>Aumentar el número de referentes femeninos de éxito en tecnología

 

Lo que se traduce en más profesoras encargadas de impartir formación tecnológica en la universidad, y más empresarias y consejeras al frente de empresas tecnológicas. En nuestro país, sólo el 8% de las docentes de universidad imparte clases de ingeniería. Es la única rama en la que el porcentaje de hombres es mayor.

El porcentaje de mujeres ejecutivas en el área de tecnología y telecomunicaciones ha pasado del 8% hasta alcanzar casi un 12%, según un estudio de Fedea realizado con datos de la CNMV. Pero todavía está alejado de otros sectores que cuentan con un mayor número de mujeres en sus órganos de dirección, como son: Servicios Financieros e Inmobiliarios (25%) y Materiales Básicos, Industria y Construcción (22,2%).

A estos retos, propios del sector, hay que añadir otros dos obstáculos que también afectan a las mujeres de forma global: la necesidad de conciliar la vida familiar y laboral y la brecha salarial por género.