Casi todas las profesiones tienen varias formas de nombrarse. Es lo mismo un contable que un analista de contabilidad, aunque no suena igual. Tampoco tiene los mismos efectos a la hora de que un reclutador te encuentre. Probablemente teclee en su buscador la primera denominación antes que la segunda. El nombre de tu puesto influye en tu posicionamiento. Te contamos cómo puedes usarlo en tu provecho.

Esta imagen de Pictoline ya se ha hecho viral en LinkedIn:

Nombre del puesto

Son ejemplos con mucho humor, pero seguramente hay casos reales que superan esta parodia. No solo no es necesario ser tan rebuscado con el nombre del puesto, sino que además esta actitud puede penalizar a la hora de ser encontrado, más allá de que pueda terminar convirtiéndose en un puesto inventado.

El poder de elegir bien las palabras

Ya te hemos hablado sobre la ventaja de usar keywords en tu perfil. Si tu CV está subido a una plataforma en la Red, indexa. Esto quiere decir que cualquier reclutador que teclee en el buscador de la plataforma las palabras mágicas, puede acceder a tu perfil (siempre que lo tengas público). Estas palabras mágicas serán las keywords que has incluido en tu currículum. Piensa siempre en cómo encontrarías a un profesional como tú, ¿qué términos emplearías? Pues esos son los que no deben faltar en tu perfil.

No se trata de que el puesto suene bien o de que sea muy original. En este caso, deja a un lado la creatividad y las extravagancias. Las palabras más comunes bien combinadas van a ser la clave de que te encuentren fácilmente. El intríngulis reside en hacerlo de manera natural. La redacción de tu CV debe causar buena impresión tanto si se tienen en cuenta las palabras clave como si no.

Cómo mejorar tu posicionamiento en LinkedIn

Hemos pedido a María Leal, experta en SEO, que nos dé unos consejos para que el perfil de LinkedIn destaque entre las búsquedas de los reclutadores. Estas son las cuatro recomendaciones que nos ha trasladado:

  • Incluir habilidades en la descripción las experiencias. A veces, los reclutadores no buscan tanto un puesto como una habilidad o la experiencia de haber desarrollado determinada tarea o responsabilidad.
  • Que te escriban recomendaciones. Además de dar fiabilidad al perfil, es otra oportunidad de que te incluyan texto con palabras clave. Con este mismo propósito, María recomienda rellenar todos los campos posibles, incluidas publicaciones, certificaciones, proyectos, voluntariado. “Nada sobra en LinkedIn”.
  • Utilizar la casilla del nombre. Hay quien escribe en la casilla del nombre su nombre y apellidos, y en la casilla de apellidos coloca el nombre del puesto. También hay quien utiliza la casilla del nombre para situar ahí el nombre del puesto. Cada opción arrojará distintos resultados que afectarán incluso en las búsquedas de Google.
  • Reescribir la URL que te asigna automáticamente. En un principio, María aconseja que personalices la dirección con tu nombre. Pero también comenta otras posibilidades muy prácticas, como reescribir la URL con el nombre del puesto, o bien hacer una combinación: nombre del puesto más nombre y apellido. De nuevo, nos indica que, en función de la opción por la que te decidas, aparecerá tu perfil en los resultados de Google de un modo u otro. Lo explica con esta imagen:
María Leal

Personas que utilizan la casilla de su nombre para poner directamente su puesto de trabajo (1), otros que usan esta para el nombre y apellidos y la casilla de apellidos para el puesto (4) y casos en los que utilizan la URL para el nombre del puesto en lugar de para su nombre (1, 2 y 3).

 

 

Inscríbete en Infoempleo y encuentra las mejores ofertas