“Yo es que no tengo ningún contacto”, esta frase ¿cuántas veces te la has repetido? El trabajo se mueve entre contactos. Según el último Informe Infoempleo-Adecco, el 97,3% de las ofertas que difunde una empresa lo hace a través de contactos. Así que no vale conformarse con no tener, hay que salir a buscarlos y aprovechar las oportunidades que te ofrece el networking. Te hablamos de los sitios donde los puedes encontrar. Siempre hay vacantes que están esperando a ser cubiertas.

Ferias y congresos profesionales

Un buen modo de empezar es estar al día de las novedades de tu sector, qué empresas son referentes y qué personas son los gurús del momento. Entérate de las ferias y los congresos más relevantes que se celebran en torno a tu gremio. Aprovecha para conocer físicamente a las personas y no pierdas los datos de contacto que ofrezcan en sus charlas o ponencias. Date una vuelta por los stands y trata de agudizar todos los sentidos. Cualquier dato puede ser relevante, no solo para encontrar contactos, sino incluso para reorientar tu carrera profesional.

Reuniones de networking

Networking no es más que “red de contactos profesionales”. Las reuniones que se hacen con el propósito de aumentarlas y consolidarlas son una oportunidad ideal para conocer a personas que podrían ayudarte a ampliar tus expectativas laborales. Y tú las suyas. Este es el objetivo, nadie engaña a nadie, es un encuentro de profesionales y empresas que tienen la intención de dar y recibir apoyo profesional. Entérate de la dinámica de las sesiones a las que asistas y prepara con esmero tu presentación. No descuides los momentos más distendidos, pueden ser los que más oportunidades te generen.

Colegios y asociaciones profesionales

Lo bueno de este tipo de colectivos es que defienden intereses comunes. Esto une mucho. Tu voz y tu participación activa generarán una presencia que puede resultar muy útil para la organización. Esta actitud se suele traducir en prestigio profesional. Habrá numerosas ocasiones de conocer a profesionales de tu sector y establecer lazos que algunas veces irán incluso más allá de lo laboral.

Presentaciones y eventos de las marcas o compañías

Seguro que has deseado trabajar para una determinada marca o compañía; sin embargo, ¿has mostrado verdadero interés por ella? Acudir a una presentación de sus productos o eventos que organicen puede ser una buena ocasión para manifestar cuánto te gustan las actividades de la empresa. Además, podrás entrar en contacto con trabajadores de la compañía. Es una oportunidad también para hacer un poco de autopromoción. Siempre con discreción, en este tipo de saraos los protagonistas son ellos.

Cursos formativos

La formación continua no solo mejora tus competencias profesionales. Además, te da la oportunidad de conocer a personas referentes en tu sector. Por otro lado, tus compañeros tienen intereses muy parecidos a los tuyos. No los veas como competencia, sino como aliados. Una mala relación es el fin de la comunicación; sin embargo, una buena nunca sabes hasta dónde te puede llevar. Quizá años después de vuestros primeros encuentros, sigas recordando a tu promoción y puedas volver a establecer trato con ellos. Ya sabes, los empleos se mueven entre contactos conocidos.

Redes sociales, portales de empleo y webs de empresa

Dejamos para el final uno de los lugares más importantes, aunque no tenga presencia física: la Red. No hace milagros, pero proporciona una vía de conexión con tu candidatura hoy en día imprescindible. Si alguien está buscando talento, mirará en Internet; si ya lo ha encontrado, también investigará en este entorno, y si tiene que publicar ofertas, uno de sus canales será la Red. Este medio te facilita el acceso a personas y empresas que de otra manera te estarían vedados. Trata de hacerte visible y planifica una promoción efectiva de tu perfil.

 

Comparte esta infografía con los 6 pasos que puedes seguir en tu estrategia de networking: