El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) dejará de existir en un plazo de 6 meses y será sustituido por la Agencia Española de Empleo. El Anteproyecto de la Ley de Empleo que pone en marcha esta reforma quiere individualizar la atención a las personas trabajadoras. No solo para atender a las demandantes de empleo, sino también a la formación de las ya empleadas. Aún está pendiente su votación en el Senado.

Las competencias de la Agencia Española de Empleo

Esta medida, impulsada por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, no se limitará a un simple cambio de denominación. La nueva Agencia Española de Empleo modernizará y agilizará la prestación de servicios de empleo y ahondará en la transformación digital.

Se trata por tanto de una transformación de calado destinada a “responder a las necesidades del mercado laboral y combatir sus debilidades estructurales”.

Entre las varias novedades que traerá el nuevo organismo, está la figura del profesional tutor. Este se asignará a cada persona demandante de empleo. Su cometido será individualizar la atención a las necesidades de formación del demandante con el fin de mejorar su empleabilidad. La asesoría incluirá también orientación al autoempleo. Esta tutoría personalizada requerirá del compromiso del demandante, mediante contrato, de colaboración activa en la mejora de su empleabilidad.

Se impulsará también la creación de la Oficina del Análisis del Empleo. Su cometido será “fomentar la investigación, el estudio y el asesoramiento en materias relativas a las políticas de empleo”.

La lista de colectivos que gozarán de atención prioritaria se amplia y acogerá a personas con capacidad intelectual límite, aquellas incluidas en el Trastorno del Espectro Autista, el colectivo LGTBI, migrantes, las mujeres víctimas de violencia de género, mayores de 45 años, los que provengan de sectores en proceso reestructuración y las minorías étnicas.

Se prestará también atención a las personas ya que tienen un empleo pero desean mejorar su formación. De esta forma podrán aumentar su empleabilidad en el futuro o escalar puestos en su organización.

El Anteproyecto de Ley prevé también la creación de un Sistema Estatal de Empleo en el que se integrarán el Gobierno, las comunidades autónomas y los agentes sociales.

Los ERE provocan la discordia con la Patronal

La norma se aprobó por 187 votos a favor, 58 en contra y 101 abstenciones en el Congreso. Ahora se remitirá al Senado, donde se prevé un intenso debate entorno a una de las principales medidas recogidas en el Anteproyecto.

Según se recoge en el texto, la Agencia Española de Empleo realizará un mayor control sobre los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE). La inclusión de esta medida no ha gustado a la CEOE y a CEPYME, que piden al ministerio de Yolanda Díaz una rectificación.

Según la Patronal, esta no fue incluida en la reforma laboral y tratará de frenarla durante la tramitación en el Senado. Desde el Ministerio se recuerda que se ha trasladado a la Ley lo que ya se incluía en el Plan Estratégico de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.