Estas compañías prestan todo tipo de servicios relacionados con el desarrollo e implantación de sistemas de seguridad informática y protección de datos. Básicamente, analizan las necesidades de cada cliente para proporcionarles el software (firewalls, antivirus y programas de encriptación), el hardware (sistemas y aplicaciones de seguridad) y los servicios (consultoría, integración, monitorización y formación) que necesitan para protegerse de pérdidas de información por ataques informáticos o por un mal uso interno de sus propias redes. 

Los primeros pasos

Aunque el lugar de ubicación del negocio no es determinante en este tipo de actividad, sí es recomendable situarse en ciudades que dispongan de un amplio entramado empresarial para poder disponer de un mayor número de potenciales clientes.

Mantenerse al día en todas las herramientas y soluciones informáticas aplicables al ámbito de la seguridad y protección de datos en la empresa es imprescindible para ofrecer un buen asesoramiento a los clientes y aportar soluciones a medida para todas sus necesidades. También es muy importante establecer contactos con proveedores de hardware y software especializados en este ámbito y contar con personal técnico cualificado para que puedan realizar todas las adaptaciones que sean necesarias.

El capital humano y la gestión

Una empresa de este tipo puede estructurarse en tres pilares básicos. Un área técnica, que suele quedar en manos de Ingenieros Técnicos en Informática de Gestión y de Sistemas con conocimientos especializados en la instalación y mantenimiento de este tipo de sistemas.

Un equipo comercial, que será responsable de la relación directa con los clientes y del seguimiento de los proyectos. Y un departamento de administración que se encargue de la contabilidad, gestión de cobros y otros asuntos propios de la empresa.

Los clientes

Cerca de un 65 por ciento de estos servicios son solicitados por administraciones públicas de ámbito nacional, autonómico y local, mientras que un 20 por ciento se dirige a grandes empresas y el 15 por ciento restante corresponde a servicios para pymes.

Entre las vías para darse a conocer la principal es Internet, aunque también se suele recurrir a los anuncios en prensa y campañas periódicas de mailing.

Soluciones originales

La rápida evolución de las comunicaciones a través de Internet ha hecho que las empresas aún no conozcan sus obligaciones legales en cuanto al intercambio de información a través de la Red, por lo que se puede ofrecer formación a sus empleados además de la gestión integral de todos los trámites que necesiten cumplir ante la Agencia de Protección de Datos.  

 Claves para el éxito

-Reunir un equipo técnico con alta cualificación para asesorar a los clientes y aportar soluciones a medida.

-Establecer contactos con proveedores de hardware y software especializados.

-Mantenerse al día en todas las herramientas y soluciones informáticas aplicables al ámbito de la seguridad y protección de datos en la empresa.

-Ubicarse en ciudades que dispongan de un amplio entramado empresarial.

-Pistas en Internet: Asociación Española para la Seguridad en los Sistemas de Información: www.issa-spain.org

Plan de empresa

Requisitos mínimos para la puesta en marcha de una empresa de Seguridad Informática.