Si estás tratando de conseguir una titulación oficial mientras trabajas, debes saber que te amparan ciertos derechos, como el permiso para acudir a un examen o la adaptación de la jornada por la asistencia a cursos de formación profesional. El Estatuto de los Trabajadores (ET) lo regula y tu convenio puede mejorarlo.

Puedes encontrarte en el caso del estudiante que inicia sus estudios y después se tiene que poner a trabajar o bien en el de la trabajadora que desea mejorar su perfil con una titulación oficial. La formación es un aspecto principal a la hora de aumentar nuestras expectativas laborales.

¿A qué tienes derecho?


Tienes derecho a que te den
permiso para acudir al examen si los estudios son oficiales y los realizas de forma regular. El Estatuto no indica que este permiso sea retribuido, pero consulta tu convenio porque en algunos se especifica que este permiso se retribuya. Que no sea retribuido implica que la empresa te puede descontar el tiempo o que puede pedirte que recuperes las horas, pero no puede negarse a concedértelo.

Por otro lado, si llevas más de un año en la empresa, tienes derecho a un permiso retribuido por 20 horas anuales que se pueden acumular durante un periodo de cinco años. En este caso, hay dos condiciones: que te pongas de acuerdo con la empresa para concretar las horas y que la formación esté relacionada con tu puesto. También tienen que estar relacionados los estudios con la labor que desempeñas en el caso de que decidas cursar una formación y quieras que te reserven tu puesto de trabajo.

Sin embargo, tienes permiso para acudir a un examen aunque te evalúes de estudios que no estén relacionados con tu trabajo o la actividad de tu empresa. Tampoco tienen por qué estar relacionados si lo que quieres es solicitar un cambio de turno para poder cursarlos. La condición en este caso es que la empresa tenga instaurado un régimen de turnos. Y tienes derecho a la adaptación de la jornada para asistir a cursos, pero en este caso sí deben estar relacionados con la labor que desempeñas.

Por último, tienes derecho a recibir formación para adaptarte a los cambios introducidos en tu puesto. El coste de estos estudios corre por cuenta de la empresa y el tiempo que emplees en ellos se considera trabajo efectivo, es decir, funcionan como permisos retribuidos. Pueden darse durante la jornada laboral y no te podrán descontar sueldo ni pedirte que recuperes las horas.

Si estás en situación de ejercer alguno de estos derechos, ten en cuenta algunos consejos:

• Trata de avisar con tiempo a la empresa para que puedan organizarse

• Comunícaselo por escrito y que te devuelvan una copia firmada y sellada

• Revisa bien tu convenio, puede que te obligue a dar cuentas de tus calificaciones y asistencia

En cualquier caso, siempre es recomendable entregar justificante de asistencia para evitar problemas si se inicia algún proceso judicial.