Una de las cuestiones que suelen tenerse en cuenta a la hora de negociar un salario con la empresa que te contrata es el importe bruto anual. Es una forma de plantear la negociación para que el salario mensual no lleve a equívocos independientemente de que el número de pagas sea el mínimo exigido, doce, sean catorce o más. Lo importante es tener en cuenta la suma del total para todo el año, luego vendrá la forma en la que se distribuirá ese montante a lo largo de los doce meses.

¿Qué es prorratear?

Este concepto hace referencia a cómo se dividen las dos pagas adicionales al sueldo mensual  (extras) que debe recibir todo trabajador por cuenta ajena por ley. Mediante el prorrateo se reparten esas dos pagas entre los doce meses del año y se añaden esas cantidades a la nómina. Mediante el prorrateo de las pagas extras se reciben al año 12 pagas.

¿Cambia algo en el salario si se prorratea?

El resultado del prorrateo de las pagas hace más atractivo el salario mensual porque se incrementa. Por eso es importante negociar en bruto anual el sueldo para que la cantidad mensual que se reciba sea la misma durante todo el año o, como alternativa, se duplique en dos momentos: Navidad y otra fecha, establecida normalmente por convenio, que suele ser en verano.

Algunas empresas añaden una paga de beneficios en marzo, otras cada tres meses pero suelen establecerlo compañías que no prorratean el salario de sus empleados. Estas bonificaciones adicionales están en función de los beneficios de la empresa por lo que no pueden formar parte de la negociación de lo que es propiamente el salario.

pagas extras prorrata

¿Lo puede elegir el empleado o lo establece la empresa?

Hay trabajadores que prefieren que se prorratean las pagas extras para que la nómina se vea incrementada un poco y llegar con más desahogo al temido fin de mes. Otros empleados prefieren que la empresa  “ahorre” por ellos, es decir, les viene mejor en Navidades y verano recibir por duplicado el sueldo para afrontar los gastos extraordinarios de esas fechas. Sin embargo, esto no es algo que se pueda elegir libremente. Los convenios suelen establecen el número de pagas anuales y hay que acogerse a eso. No obstante, puedes solicitar a la empresa una modalidad u otra. La empresa no está obligada a cambiarlo pero seguro que si lo justificas debidamente podrá valorarlo.

El prorrateo durante el despido

Independientemente de que se tengan las pagas extraordinarias prorrateadas o no la cantidad que debe constar en la cuenta del finiquito tendrá que ser exactamente la misma.

Las pagas extra, peculiaridades del mercado de trabajo español

Las pagas extraordinarias son una característica especial en España. Una tradición que data de la época franquista. Durante la posguerra se estableció el dar una pequeña gratificación económica a los trabajadores durante las Navidades y otra en junio. Esta aportación tenía un efecto limitado sobre los ingresos en las familias pero quedó instalado como costumbre.

Actualmente de aquella gratificación no queda más que el nombre, “extraordinaria”, porque la paga extra hace referencia simplemente a la división en catorce pagas del salario bruto mensual, no supone un ingreso extra que le empresa conceda graciosamente como si fuera una bonificación.

En el resto de Europa lo habitual es que se paguen doce nóminas al año a los empleados.