Caer enfermo y no poder asistir a tu puesto de trabajo durante un tiempo puede provocar que aparezca el miedo al despido. Dependiendo de si tu situación laboral es más o menos vulnerable, si acabas de empezar y estás en periodo de prueba, tienes un contrato temporal o se están produciendo muchos despidos en la empresa por que las cosas no van bien, el temor a ser despedido por estar recuperándote de una enfermedad o accidente aparece invariablemente. ¿Pueden despedirte estando de baja?

La respuesta es sí. Siempre y cuando los motivos del despido se demuestren como procedentes. Las causas pueden ser tanto disciplinarias (faltas graves) como objetivas, por ejemplo, cuando el despido esté fundado en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o cuando el número de faltas al trabajo, aunque estén justificadas, exceden determinados límites descritos en la ley nacida de la Reforma Laboral de 2012. En este artículo te las describimos todas.

Estar de baja no puede ser motivo de despido

Por lo tanto, las causas que se aleguen para el despido son clave en este sentido. Puedes ser despedido estando de baja aunque la baja no puede ser el motivo del despido. En caso de que se demostrara en un juicio que la empresa ha dado por finalizada la relación laboral aduciendo que estás recuperándote durante un periodo de incapacidad temporal el despido se declararía como improcedente. La empresa estaría obligada a ofrecerte una de las dos opciones que se contemplan, reincorporarte o indemnizarte con las cantidades previstas por la ley.

Baja laboral

El Tribunal Europeo declara discriminatorio el despido durante una IT

A primeros de año se produjo una novedad. A instancia de un juzgado de Barcelona el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se pronunció en el caso de un trabajador que fue despedido durante la baja provocada por un accidente laboral. La empresa alegó para el despido una causa disciplinaria: “no alcanzar las expectativas establecidas por la empresa ni el rendimiento que la empresa consideraba adecuado o idóneo para el desempeño de sus tareas en su puesto de trabajo”.

El TJUE, consideró que este despido era discriminatorio por discapacidad. La incapacidad que el accidente produjo al trabajador se alargó en el tiempo por lo que se equiparó a una discapacidad. Despedir en este caso atentaba contra los derechos fundamentales del trabajador y en estos casos los despidos se consideran nulos. La consecuencia es que el trabajador tuvo que ser reincorporado y se pagaron todos los salarios de tramitación.

Esta sentencia impartida por el juzgado de lo social 33 de Barcelona garantiza una mayor protección frente a los despidos durante las bajas médicas.

Maternidad, guarda legal y representantes de los trabajadores

En el caso de que se enferme estando en el periodo de prueba para un nuevo puesto de trabajo cabe la posibilidad de que se aplace este periodo hasta que el trabajador se recupere. Como ya sabéis, durante este tiempo ni la empresa ni el trabajador tienen que alegar motivos para no continuar con el periodo de prueba por lo que la negociación tendrá que hacerse a otros niveles, echando mano de asertividad.

Otros casos en los que existe una especial protección frente al despido durante una baja por declararse nulo son los casos de embarazo, parto, acogimiento o adopción o lactancia natural. También están protegidos los representantes de los trabajadores o aquellos empleados con reducción de jornada por guarda legal de menores o dependientes.

Inscríbete en Infoempleo y encuentra las mejores ofertas