Las competencias transversales son aquellas que se necesitan para muy distintos tipos de profesiones. Saber trabajar en equipo es tan deseable para un creativo publicitario como para una cirujana. Aún así, hay áreas que demandan unas competencias transversales por encima de otras. Definimos las principales competencias transversales para que puedas añadir las que se corresponden con tu perfil.

Principales competencias transversales

Algunas de las competencias transversales se adquieren fuera del ámbito laboral; otras forman parte de los rasgos personales de cada cual, pero casi todas se pueden aprender y potenciar a través de formación especialmente orientada a trabajarlas.

  • Trabajo en equipo. Según el Informe Infoempleo-Adecco, esta es la competencia transversal que ocupa el primer lugar entre las más demandadas.
  • Orientación a resultados. Especialmente necesaria en la realización de proyectos en crecimiento, donde los tiempos no están suficientemente delimitados, pero hay que llegar a una fecha tope de realización.
  • Capacidad de gestión y planificación. Cualquier cometido que sea mínimamente complejo y se divida en tareas requiere establecer un orden de prioridades y un reparto funcional de los recursos.
  • Resolución de problemas. Las áreas profesionales dedicadas a la innovación o con una carga importante de imprevistos presentan retos continuos. Ser resolutivo será una cualidad especialmente valorada en estos casos.
  • Habilidades comunicativas. Resulta imprescindible en muchos campos. En concreto, se reclama para puestos donde se trate con el público, con proveedores o con clientes, o en los que se haga alguna labor de difusión o de formación.
  • Adaptabilidad o tolerancia al cambio. Hay sectores que están mutando desde los cimientos debido a la introducción de tecnologías y otro tipo de avances. En este tipo de ámbitos se tendrá en consideración que el profesional sepa adaptarse.
  • Iniciativa y proactividad. En puestos de responsabilidad o dirigidos a profesionales independientes, es importante la predisposición a iniciar acciones sin que necesiten ser impulsadas desde fuera.
  • Creatividad. La creatividad es la capacidad de pensar de una forma distinta a como se hace habitualmente y esto se valora en cualquier profesional que tenga que proporcionar ideas, soluciones y propuestas innovadoras y originales. Puede estar relacionada con procesos y no solo con productos.
  • Aprendizaje continuo. No tiene que ver con la edad, las ganas de aprender novedades sobre el sector en el que un profesional se mueve tienen que acompañarlo en toda su trayectoria.

Trabajo en equipo

¿Dónde incluir las competencias transversales en el CV?

Es fácil. Ya te hemos hablado en otras ocasiones que debes tener un apartado en tu CV solo para habilidades y competencias. Es ahí donde se pueden incluir las transversales, no requieren un espacio aparte.

Debes hacer una pequeña investigación para determinar qué competencias transversales se destacan en tu profesión y, sobre todo, si se ha mencionado alguna en la oferta de trabajo. En tal caso, destácala en la carta de presentación y ponla en un lugar bien visible dentro del apartado de habilidades y competencias.

Competencias transversales más demandadas por áreas de conocimiento

La Universidad de Cádiz ha elaborado una Guía de competencias transversales en la que se definen las principales competencias transversales específicas que atañen a las distintas áreas de conocimiento de los estudiantes. Una advertencia, esta clasificación hay que tomarla de una forma flexible, no inamovible. Puede que un ingeniero necesite habilidades de negociación como competencia principal en su profesión, aunque aquí esté señalada como una competencia más propia del área económica y jurídica. Se trata solo de un esquema orientativo que hay que adaptar a cada caso con sentido común:

  • Ciencias Tecnológicas: capacidad de gestionar proyectos y procesos, habilidad investigadora, credibilidad técnica, capacidad de transmitir conocimientos y profundidad en el conocimiento de productos.
  • Ingeniería: comparte con la anterior la capacidad de gestionar proyectos y procesos, y la habilidad investigadora. Además se aprecian especialmente la calidad y la orientación al cliente.
  • Ciencias de la Salud: orientación al cliente, rigor científico, calidad y toma de decisiones.
  • Ciencias Económicas: orientación al cliente, negociación y creatividad.
  • Ciencias Jurídicas: orientación al cliente, desarrollo de personas y calidad.
  • Ciencias Sociales: creatividad y resolución de problemas.
  • Humanidades: creatividad y resolución de problemas.