Es posible que, en alguna ocasión, al verte expuesto ante un público determinado frente al que tienes que hablar, hayas sentido lo que se conoce como miedo escénico. Este trastorno es más común de lo que pudiera parecer, pero puede superarse con trabajo. Hablar en público con confianza y sin sentir una presión incapacitante puede ser muy necesario en ciertos puestos, sobre todo en aquellos que requieren comunicarse con equipos o clientes. Si este es tu caso, hoy queremos ayudarte con 4 consejos para superar el miedo a hablar en público y convertirte en un orador experto. ¡No pierdas detalle!

¿Cómo superar el miedo a hablar en público?

La ansiedad al hablar en público, conocida en sus expresiones más graves como glosofobia, es un miedo que se experimenta por diversas razones. Verse juzgados ante los demás, no saber cómo expresar las ideas con la claridad que se quiere o magnificar de forma desproporcionada la posible respuesta negativa que obtendrán de sus oyentes, son los principales motivos por los que esta ansiedad puede desatarse.

Para poder superarla, es necesario conocer de dónde proviene esa inseguridad. Asimismo, trabajar las técnicas de oratoria, las habilidades de presentación y la seguridad en el discurso son pasos esenciales con los que controlar el pánico escénico. Y que, a su vez, permiten que el miedo a hablar en público vaya disminuyendo su influencia hasta desaparecer.

Determina de dónde nace ese miedo

Si hay un antecedente claro para la ansiedad al hablar en público, será más fácil determinar cómo atajar el problema. Sin embargo, en ocasiones no tiene una razón de ser que puedas discernir con claridad.

Posiblemente, debido a tus experiencias o creencias, sientes que vas a meter la pata, que los demás van a juzgarte o que eres incapaz de recordar un discurso complejo. Lo primero que debes saber es que todas esas suposiciones no son reales, sino productos de la propia ansiedad.

Cualquier habilidad es susceptible de mejorar, y las habilidades comunicativas no son una excepción a la regla. No obstante, si consideras que esta ansiedad te hace estresarse en exceso o experimentar un miedo irracional, puede que las terapias para el miedo a hablar en público sean una opción que podrías plantearte.

Estructura tu exposición

Tener confianza en lo que dices es un paso clave para hablar en público. Empápate del tema que vas a tratar, busca información derivada, y consulta todas las posibles dudas.

Una vez lo hayas logrado, crea tu propio discurso, utilizando un lenguaje natural que te sea cómodo de poner en práctica. Además, no intentes aprenderlo palabra por palabra, sino mediante conceptos clave que puedan ir enlazándose para que la exposición resulte lo más orgánica posible.

Orador dando una charla sin miedo a hablar en público

Minimiza su impacto

Con esto no nos referimos a que estructures discursos o presentaciones sencillos con tal de escapar de hablar en público, sino que seas consciente de que un error no es el fin del mundo.

Se consciente que, de manera general, las personas tendemos a ser más benevolentes con nuestro entorno que con nosotros mismos. Lo que tú puedes considerar un fallo catastrófico, para los demás no es tan importante. Procura ser consciente de cómo juzgarías a una persona que incurre en un fallo sin importancia, y ten presente que cometerlos es algo natural.

Practica en entornos cada vez más desafiantes

Al principio, trata de comunicar tu discurso en un entorno tranquilo y sin distracciones, solo para ti mismo. En estos primeros pasos, puede que grabarte para poder ver cómo te expresas sea una buena manera de ver tus puntos fuertes y débiles.

Con el tiempo, intenta reproducir tu discurso frente a otras personas de confianza, y ve ampliando ese círculo con el que te comunicas. Marca tus propios ritmos y no le quites importancia a tus logros. Poco a poco, ganarás confianza y podrás abrirte a otros retos sin que la ansiedad te suponga un hándicap insuperable.