Según el Informe Infoempleo-Adecco, el 65% de las empresas encuestadas tenía planeado ampliar la plantilla durante el año 2015. Hasta que no pase el año, no podremos evaluar el alcance de este propósito; lo que sí sabemos es que, durante el 2014, dos de cada tres empresas se encontró con serias dificultades para cubrir ciertas vacantes. Te contamos cuáles son las habilidades más valoradas a la hora de reclutar a un candidato y qué áreas son las que tienen más dificultades para encontrar profesionales cualificados.

Dificultades para cubrir vacantes

Perfil del candidato ideal

Las categorías profesionales que más se requieren son las de técnicos y empleados. Sin embargo, los mandos intermedios y los directivos no parece que vayan a ser muy demandados por las empresas en los próximos años en ningún área de negocio. A excepción  del área de comercial y ventas, donde se prevé un aumento significativo de la contratación de directivos frente a otras áreas.

Hay dos criterios que resultan determinantes en la selección de un candidato: la formación y la experiencia. Un buen CV siempre debe reflejar estos dos aspectos. Ahora bien, las empresas no les dan el mismo valor: aunque para el 77% de las encuestadas son importantes tanto la formación como la experiencia, dan más valor a la experiencia.

Hay otros conocimientos y habilidades que también afectan en la búsqueda del candidato ideal. Para la mayoría de las empresas que han participado en el Informe es muy importante o bastante importante mantener una actitud positiva, actuar con ética profesional y demostrar que se tiene capacidad de trabajo, de adaptación y de trabajo en equipo. Todo ello está más valorado que tener idiomas, dominar las nuevas tecnologías o conocer a fondo el sector. En el siguiente gráfico aparecen estas afirmaciones en datos:

Habilidades candidato ideal

Dificultades para encontrar candidatos

Hay sectores que demandan profesionales cualificados y no los encuentran. Ingeniería y producción, Comercial y ventas, y Tecnología, telecomunicaciones e informática son las áreas donde más se da esta situación. Las empresas señalan que los principales motivos por los que no les convencen las candidaturas que les llegan son tres: se carece de las competencias técnicas suficientes, no se cuenta con la experiencia necesaria o bien no se llega a un acuerdo con el candidato en las condiciones económicas.

Las acciones que emprenden para superar esta falta de recursos es apostar por la formación, mejorar el proceso de reclutamiento y selección, acudir incluso a universidades o institutos de FP para encontrar allí a los candidatos, o bien implantar un sistema de promoción y movilidad interna. Las soluciones a las que menos recurren las empresas para cubrir estas vacantes son mejorar los salarios y aumentar o incorporar incentivos o bonus.

Todavía queda un largo recorrido para recuperar los niveles de ocupación y el estatus laboral anterior a la crisis. Los datos del Informe reflejan una tendencia hacia la creación de empleo y una demanda de profesionales que no está cubierta. La especialización de candidatos hacia profesiones de nueva creación y la mejora de las condiciones por parte de las empresas son caminos que conducen a conseguir un contrato ideal para el candidato ideal.