Como cada año, el SEPE nos informa de en qué sectores contratan más a mujeres, entre otros marcadores relativos a la población empleada femenina. Entre las profesiones altamente feminizadas se encuentran el personal de limpieza de oficinas, hoteles y otros establecimientos similares, cuidadores de niños en guarderías y centros educativos y cuidadores personales a domicilio.

La evolución del mercado de trabajo de la población femenina

El Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) publica todos los años el Informe del Mercado de Trabajo de las mujeres. Sus objetivos son, entre otros, proporcionar datos objetivos sobre los que fundamentar las decisiones de las instituciones y realizar un análisis de los factores que inciden en el mercado para contribuir a su avance y mejora.

Esta edición del informe, que analiza la situación del empleo de las mujeres durante el año 2023, se desarrolla en los siguientes grandes apartados:

Primero se muestra cómo ha crecido la población activa femenina por cuarto año consecutivo, presentando un incremento interanual del 3,10 %.

En el segundo apartado se proporcionan datos de afiliación a la Seguridad Social de la población femenina. En 2023 se afiliaron 316.861 nuevas mujeres, alcanzando así un total de 9,8 millones de trabajadoras, lo que supone un dato muy positivo, ya que se alcanza así un máximo histórico por tercer año consecutivo.

La brecha de género sigue persistiendo, aunque se nota una reducción progresiva en los últimos cinco años.

El tercer apartado proporciona información relativa a la contratación. Las mujeres firmaron el 46,65 % de los nuevos contratos, aunque predominan aún los de tiempo parcial y una mayor precariedad laboral en comparación con el empleo masculino.

En el cuarto apartado se nos muestra la situación de las mujeres paradas demandantes de empleo. En 2023, el 60% de las personas desempleadas seguían siendo mujeres.

Los sectores que contratan más a mujeres

Por último, el informe del SEPE desglosa aquellos sectores con alta contratación femenina. Como viene sucediendo en la última década, se trata de los grupos:

  • Técnicos y profesionales científicos e intelectuales.
  • Empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina
  • Trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores.

En cuanto a las ocupaciones, algunas de las que más mujeres contratadas presentan son:

  • Camareros asalariados.
  • Personal de limpieza de oficinas, hoteles y establecimientos similares.
  • Vendedores en tiendas y almacenes.
  • Peones industrias manufactureras.
  • Peones agrícolas (excepto huertas, invernaderos, viveros y jardines).
  • Empleados administrativos con tareas de atención al público no clasificados bajo otros epígrafes.

Cabe destacar que quince de las veinte ocupaciones con mayor proporción de contratación femenina presentan tasas por encima de la media, que se sitúa en el 46,65 %.

Varias de ellas son profesiones altamente feminizadas, superando el 60 % de mujeres en algunos casos, como:

  • Personal de limpieza de oficinas, hoteles y otros establecimientos similares.
  • Cuidadores de niños en guarderías y centros educativos.
  • Trabajadores de los cuidados personales a domicilio.

Equipo conversando acerca de qué sectores contratan más a mujeres

Sectores donde desciende la contratación de mujeres

Resulta innegable que las oportunidades laborales para mujeres han aumentado significativamente en las últimas décadas, y que comienzan a destacar fuera de las profesiones a las que les relegaba el rol tradicional de cuidados.

Sin embargo, no deben perderse de vista otros datos proporcionados por el Informe que dejan claro cuánto queda por hacer aún.

En los nueve grandes grupos objeto del estudio descendió la contratación femenina durante 2023, siendo el grupo 1 (Directores y gerentes), el que ofrece un descenso menor. Los grupos en los que más descendió la ocupación femenina fueron el 9 (Ocupaciones elementales) y el 5 (Trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores).

También cabe destacar la mayor inestabilidad laboral que presenta la población femenina ocupada.