Cuestión curiosa, y poco explorada hasta ahora, es la de las posibles “vueltas” que le puedes dar al apartado de datos personales del currículum. Todos partimos de incluir ahí nuestros datos básicos como candidato (nombre, localización, teléfono, email) y no pensamos en otras posibilidades como:

  • Movilidad geográfica
  • Idiomas
  • Competencias
  • Intereses 

Entre otras posibilidades…

Sin embargo, hoy me propongo demostrar en este artículo la cantidad de posibilidades nuevas e interesantes que pueden existir, de cara a destacar ciertos aspectos del perfil del candidato ante una determinada oferta de empleo.

Aprovecho para recordar también la falta de sentido que tiene, a estas alturas, incluir en el apartado de datos personales aspectos como el estado civil, la dirección con calle y número o el número del DNI. No aportan nada al mensaje de venta y restan espacio a cosas más relevantes.

Datos relativos a la localización del candidato

Parte del mensaje con el que un candidato se vende, puede tener que ver con su posibilidad de moverse a nivel nacional e internacional, con poder cambiarse de residencia sin inconveniente, con poder realizar viajes diarios o semanales a visitar clientes. Esto puede entenderse ante cierto tipo de oferta de empleo, que lo demande como un punto a su favor. Pero solo si ese contenido o posibilidad le queda claro al empleador.

Una de las formas más seguras para que al empleador le quede claro que el candidato tiene esa movilidad es colocarlo en el  en el apartado de datos personales del currículum.

Un ejemplo:

Madrid / Barcelona / Movilidad nacional.

Disponibilidad geográfica total.

De estas dos formas, y de otras, se puede colocar la posibilidad del candidato de desplazarse y/o moverse, entendiéndolo como algo diferenciador del resto de candidatos, y por tanto como parte de su mensaje de venta.

Datos relativos a competencias y herramientas manejadas

De la misma forma que podemos hablar de la localización del candidato en sus datos personales, también es posible hacer referencia a alguna de las herramientas que maneja, sean de software, relacionadas con competencias concretas, idiomas o formas de trabajo.

Algunos ejemplos:

ENGLISH  |  ESPAÑOL

Word | Excel | Access | PowerPoint

Lean | Kanban | Agile | Scrum

Y esto, igual que en el caso anterior, colocado como un apartado dentro de los datos personales. De forma muy esquemática, eso siempre.

Datos relativos a intereses del candidato

¿Es relevante que un candidato muestre sus intereses en su CV? Solo si son interesantes o tienen relación con los requerimientos de la oferta de trabajo. Si no es así, mejor que no.

Imaginemos una oferta relacionada con el trabajo social con niños en campamentos de verano. El candidato podría colocar algunos aspectos sobre sus intereses, con el objetivo de destacar sus competencias personales relacionadas con su mensaje de venta.

Por ejemplo:

Intereses: actividades al aire libre | excursiones | deportes de equipo

Este sería uno de los casos en los que colocar intereses en el CV reforzaría el mensaje de venta del candidato. Siempre, repetimos, que tenga relación con los requerimientos de la oferta de empleo a la que se aplica.

Dicho esto no queda más que recordar que el currículum debe entenderse como un instrumento flexible, nada rígido, dispuesto siempre a moldearse para incluir en él cualquier aspecto sobre el candidato que ayude a reforzar su mensaje de venta delante de los empleadores. Lo contrario hace perder oportunidades.