Comienza el año y entre tus nuevos propósitos seguro que ya le estás dando vueltas a dónde quieres realizar prácticas cuando acabes los estudios. Completar la formación realizando prácticas en el extranjero aportará una serie de beneficios que incrementarán el valor de tu perfil pese a que en el CV no haya demasiada experiencia profesional todavía.

Tener la oportunidad de perfeccionar tus conocimientos de idiomas, ganar experiencia en entornos de trabajo reales y en culturas empresariales diferentes a las que tienes de referencia son los principales beneficios que supone poner en práctica en el extranjero los conocimientos adquiridos durante tu formación. Ensayarás tu independencia y te las apañarás para salir airoso de situaciones cotidianas como encontrar un alojamiento, abrir una cuenta en un banco y organizarte para hacer la compra. Haciendo prácticas internacionales crearás una red internacional de contactos con profesionales de todo el mundo.

Te acercamos información sobre una serie de países y sus ventajas:

Canadá, la meca de la multiculturalidad

A través de un acuerdo de cooperación de intercambio de jóvenes entre ambos países el Ministerio de Empleo y Seguridad Social facilita hacer prácticas en empresas de Canadá con duración máxima de un año. Dependiendo de la zona del país donde quieras hacer las prácticas te encontrarás con que el idioma oficial es el inglés o el francés con lo que supone una gran oportunidad para venirte con un nivel muy competitivo en dos idiomas. Canadá tiene una tasa de desempleo juvenil (jóvenes entre 15 y 24 años) del 13,5%. Se trata de un país donde el respeto a las diferencias culturales es modélico, es un ejemplo de convivencia por lo que tu estancia allí será muy gratificante. Tanto el programa Faro como el programa Argo ofrecen ayudas para realizar prácticas en este país, pero también puedes intentarlo por tu cuenta y encontrar un trabajo de mayor duración. Los trámites para conseguir un permiso de residencia temporal y de trabajo se simplifican al haberse suscrito este acuerdo de colaboración.

thinkstockphotos-467567682

Australia, la isla más grande del mundo

Este importante país anglófono también goza de un acuerdo de movilidad para jóvenes españoles. Esto facilita los trámites para conseguir el visado especial de “Trabajo y vacaciones”. Se trata de un permiso en el que se autoriza la residencia por un año en este país  y un permiso de trabajo de máximo seis meses por año. Se puede ampliar a doce meses más.  Este programa está dirigido a estudiantes que hayan completado al menos dos años de educación universitaria. El salario mínimo australiano está fijado en 1090 euros. La tecnología, marketing, la contabilidad o los seguros son sectores donde hay más oportunidades de empleo en Australia.

Alemania, oportunidades para la formación profesional

Es el país de referencia de la formación DUAL aunque en toda Europa se está trabajando para potenciar estos estudios. Hacer las prácticas en empresas alemanas ofrece oportunidades de empleo en un país con una tasa de desempleo juvenil del 7,9%. Al encontrarse en el marco de la UE los trámites para fijar residencia son muy sencillos. A través del programa The job of my life, se ofrece financiación para gastos de viaje, cursos de alemán o incluso sustento. Las zonas con mejores perspectivas de empleo son Baden-Wurttemberg y Baviera y las profesiones más demandadas por el mercado de trabajo alemán son las sanitarias, hostelería y restauración o especialistas en metalurgia.

Si quieres ir preparando tu aventura internacional puedes consultar más información en estos enlaces: