Hay quien desea solicitar la jubilación anticipada y hay quien no quiere hacerlo, pero se ve en la obligación de aceptar una jubilación anticipada forzosa. Te contamos en qué casos tienes que someterte a esta situación y qué reducción puede suponer sobre el 100% de tu jubilación.

Recientemente Telefónica ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para jubilar de manera forzosa a alrededor de 300 empleados. Y ha quedado constancia de ello en su convenio colectivo. Los trabajadores estarán obligados a jubilarse pero solo si cumplen dos condiciones: tener la edad de jubilación, es decir, entre 65 a 67 años, y haber adquirido el derecho a cobrar el 100% de su jubilación. Esta medida, que solo es posible aplicar a partir del pasado 2018, afecta principalmente a los altos cargos, que son los que suelen querer alargar su trayectoria profesional más allá de la edad de jubilación.

Sin embargo, la jubilación anticipada forzosa afecta también a colectivos mucho más vulnerables. Por ejemplo, quienes tienen que aceptar la jubilación anticipada por desempleo. Veamos más detalles.

Diferencia entre jubilación voluntaria y jubilación anticipada forzosa

La jubilación anticipada no la podrás pedir hasta que no tengas la edad mínima de jubilación, es decir, 63 años cumplidos. Sin embargo, si te obligan a jubilarte, podrás hacerlo dos años antes, a los 61 años.

Hay otra diferencia importante entre los dos tipos de jubilación. Los coeficientes reductores que se aplican sobre el 100% de la pensión que correspondería en caso de que la jubilación no se hubiera anticipado. Cuando te han obligado a aceptar la jubilación, son algo menores, tal como puedes observa a continuación:

  • 7,5% por año si has cotizado menos de 38 años y 6 meses (8% si es jubilación anticipada voluntaria).
  • 7% por año si has cotizado igual o más de 38 años y 6 meses, pero menos de 41 años y 6 meses (7,5% si es jubilación anticipada voluntaria).
  • 6,5% por año si has cotizado igual o más de 41 años y 6 meses, pero menos de 44 años y 6 meses (7% si es jubilación anticipada voluntaria).
  • 6% por año si has cotizado igual o más de 44 años y 6 mes (6,5% si es jubilación anticipada voluntaria).

Jubilación forzosa a los 61 años

Qué pasa si te has quedado en paro antes de jubilarte

Como hemos dicho al principio, este es uno de los casos por los que te puedes ver en la obligación de aceptar una jubilación anticipada. Además de quedarte en paro, otros posibles supuestos serían la jubilación anticipada por enfermedad, por violencia de género e incluso por fuerza mayor o judicial.

En situación de jubilación anticipada por desempleo están todas aquellas personas que se han quedado sin empleo, incluyendo las que han sufrido un ERE. Es decir, un colectivo especialmente vulnerable porque no se va a poder reincorporar ya al mercado laboral y porque verá disminuida sensiblemente la pensión que cobrará el resto de su vida. Con 61 años dejarán de cobrar la prestación por desempleo y pasarán a jubilarse.

Eso sí, deben cumplir unos requisitos para cobrar la jubilación en función de lo que han cotizado a lo largo de la vida. Lo primero es estar inscrito como demandante de empleo los últimos 6 meses. Pero, además, deben haber alcanzado el tiempo mínimo de cotización a la Seguridad Social para jubilarse de manera anticipada que, en el caso de que sea forzosa, es de 33 años. (Si fuera anticipada voluntaria, sería de 35 años).

Si no cuentas con tantos años cotizados, seguirías cobrando el paro y cotizando a la Seguridad Social hasta que cumplieras con la edad de jubilarte. En ese momento, ya se estudiaría si tienes derecho a una pensión contributiva o bien a una pensión no contributiva.