Organizar el CV en cinco puntos es suficiente para dar fe de una vida laboral completa. No nos cansaremos de decirte la importancia de orientar tu CV a la oferta de trabajo. Esto significa que tendrás varias versiones de tu currìculum pero habrá algo que permanece y se trata de la estructura básica. Respetándola facilitamos el trabajo a la persona que selecciona los currículums porque sabrá dónde encontrar al primer vistazo la información que necesita saber. Aún así también hay margen para acomodarlo a tu gusto. Una vez lo tengas, no olvides actualizar el CV en tu perfil de Infoempleo.

Según Jesús G. Amago, profesor en el Máster de RRHH de EAE Busines School, una cosa esta clara cuando hablamos del CV: ante todo: cabeza. “El currículum es la hoja de ruta de un candidato, y debe ser una guía para que el reclutador encuentre el camino hacia su selección. Sin curvas, sin barreras que entorpezcan la fluidez de la información, la claridad del recorrido (su trayectoria profesional) y con llegada a buen destino: conseguir el puesto de trabajo. La presentación es clave, y cada vez tenemos la posibilidad de elegir entre diferentes modelos de currículum. El continente en un CV, es tan importante como el contenido”.

Por otro lado, aconseja cuidar también el entorno online. Y añade: “Prepara, planifica, diseña, construye y trabaja tu Marca Personal. Es un el soporte perfecto para adjuntar al envío de tu CV o postular para una oferta de empleo a través de una plataforma web. Deja que Google te encuentre. Pónselo fácil al reclutador que, seguro, te buscará en Internet. Practica el “egosurfing” y mira a ver qué dice de tí Google o cualquier otro buscador. Puedes llevarte una grata sorpresa. Pero también los resultados pueden ser desastrosos para tu marca personal”.

Cómo hacer un CV:

1. Datos personales

En este punto puedes ser creativo en cuanto al diseño. Las plantillas te ayudarán como inspiración o directamente puedes descargarte algún modelo. Hay muchos gratuitos. Además de la información principal nombre, apellidos, teléfono de contacto, email y perfil en redes sociales (Twitter, LinkedIn) incluye también la referencia a tu blog o una página personal, si la tienes. Si participas en conversaciones en redes sociales sobre algún tema, no está de más indicar el hashtag en el que sueles volcar tus opiniones y compartir contenidos. Eso sí, siempre y cuando esté relacionado con el sector o creas que va a puntuar en positivo en tu proceso de selección.

Poner o no poner foto. En caso de que presentes el CV en una empresa española podrás elegir si añadir una foto o no, queda a tu criterio, pero fuera de nuestras fronteras no está bien visto en general. Si decides ponerla que sea una buena foto, bien iluminada y en la que salgas favorecido. La toma de decisiones en un proceso de selección es rápida y se va a la información concreta. No te van a descartar por una mala foto pero procura que todos los elementos del currículum jueguen a tu favor porque dice mucho del tipo de persona que eres.

Guía para crear tu CV paso a paso

2. Experiencia profesional

En este apartado pon una frase que resuma tu objetivo laboral a modo de presentación de tu experiencia. Es recomendable que esas palabras vayan en positivo y signifiquen acción. A continuación detalla las experiencias laborales describiendo brevemente las funciones que has desempeñado en cada puesto. Incluye los logros conseguidos de forma escueta. No olvides indicar el nombre de la empresa y el tiempo que has estado prestando servicio en ella.

No es necesaria que pongas toda la experiencia que has acumulado. En una vida laboral caben muchas profesiones, no es necesario que las nombres todas o que hables de tus inicios.

Si tu perfil es junior, en cambio, tendrás que engordar un poco este apartado, por supuesto sin que haya ninguna mentira que pueda jugarte una mala pasada durante la entrevista. Puedes ir más a detalle explicando trabajos de voluntariado o los pequeños trabajos que has realizado durante el verano. El objetivo en este caso es dar la impresión de que eres una persona implicada capaz de responsabilizarse de un cometido.

Es muy importante tener un CV para cada perfil y orientar el curriculum a la oferta a la que nos presentamos.  Otra cuestión importante es usar las palabras clave del sector para mostrar profesionalidad. Además, si se hace una búsqueda por palabras tu CV no quedará relegado.

3.Formación

En este apartado indica solamente el curso más alto que hayas realizado dentro de la formación reglada. Si tienes máster y grado con poner el título de ambos es suficiente. No es necesario que añadas en qué instituto y/o colegio estudiaste. Así ahorrarás espacio y quedará más limpio.

Escoge la formación más relevante para el puesto al que te presentas. Procura vincular los conocimientos adquiridos con los requisitos del puesto. Si has estudiado algún curso sobre un programa de software o capacitación señálalo convenientemente si está entre los requisitos. El ojo del reclutador lo verá a la primera.

En este punto es importante que resaltes si tu formación está actualizada así que tenlo en cuenta para describir algo más los contenidos del curso.

4. Habilidades y competencias

Este apartado da un poco más de juego. Normalmente se incorporan los idiomas y los conocimientos informáticos. En los idiomas aclara qué manejo tienes diferenciando entre conversación y por escrito. Si el puesto requiere saber idiomas sé más específico e indica la titulación si la tienes. Tener un nivel básico de un idioma no sirve de mucho en un CV, mejor óbvialo. Pon también si has tenido alguna estancia en el extranjero ya que haber vivido una inmersión en el idioma es una experiencia que se valora positivamente.

Entre los requisitos del puesto muchas veces se pide manejo de determinados programas. Indica tu nivel de conocimiento sobre ellos.

Diferenciar las habilidades de las competencias puede ser complejo pero la diferencia está, un poco por encima, en que las habilidades son conocimientos que tienes sobre algo por interés personal o porque se te da bien y la competencia es el utilizar esa habilidad encaminada a conseguir una experiencia más específica. Por ejemplo la habilidad sería conducir y la competencia el transporte de viajeros. Competencias y habilidades pueden incluirse en el apartado de experiencia profesional detallando en cada puesto que competencias adquiriste.

5. Otros datos de interés

En este punto puedes incluir algo de la experiencia profesional que, aunque no sea específica para el puesto, pueda aportar algún valor adicional al CV. Es interesante porque habla de tu recorrido profesional y además puedes justificar así algún periodo de inactividad. Indica también si tienes carnet de conducir y coche propio si el puesto lo requiere. Puede estar bien añadir algo que ilustre tu personalidad como una afición. Será una nota de color que se agradecerá durante la entrevista.

Inscríbete en Infoempleo y encuentra las mejores ofertas