En estos días muchos habréis presentado la declaración de la renta. Puede que hasta hayáis cumplido ya con el pago, en caso de que os salga a pagar, o que la Agencia Tributaria ya os lo haya devuelto ya que la digitalización del procedimiento hace que estos procesos sean cada vez sean más ágiles.

Hay bienes y servicios sobre los que la mayoría de personas conocen que pueden desgravarse como puede ser la vivienda o los planes de pensiones. Pero quizás no sepas todo sobre las cantidades que puedes descontarte sobre los rendimientos del trabajo.

La obligación de hacer la declaración

En este sentido, son rendimientos del trabajo tanto si se está empleado por cuenta ajena, pero también si se ha estado percibiendo la prestación por desempleo o una pensión. Esto no quiere decir que haya obligatoriedad de hacer la declaración ya que solo es obligatorio si se ha llegado a percibir un mínimo de 22.000 euros si se trata de un solo pagador. En caso de que haya dos pagadores, por ejemplo, si has estado en el paro y encontrado un trabajo, tienes la obligación declarar, solo si la suma de lo que has percibido es más de 12.643 euros.

¿Qué gastos me puedo deducir de lo que gano trabajando?

Deducciones si estoy trabajando

Así pues, vamos a hacer un repaso de los conceptos por los que puedes desgravarte en la cotización correspondiente por lo que ganáis trabajando.

  • Las cotizaciones a la Seguridad Social o a mutualidades generales obligatorias de funcionarios. Los funcionarios tienen un especial y complejo sistema de cotización. En este apartado se podrán consignar para su deducción las cuotas pagadas a sistemas como por ejemplo MUFACE, régimen especial para trabajadores de las administraciones públicas. También aplicará en caso de que se estén ofreciendo servicios en el extranjero y haya obligatoriedad de pagar cuotas en el sistema de protección del país donde se ejerce la actividad.
  • Las detracciones por derechos pasivos, que hace referencia a la deducción sobre las catorce cuotas que deben abonar los funcionarios que están incluidos en las Clases Pasivas del Estado para disfrutar de sus derechos a sanidad, jubilación, etc.
  • Las cotizaciones a los colegios de huérfanos o entidades similares. Sobre las cuotas satisfechas a los colegios de huérfanos, normalmente vinculadas a las Fuerzas de Seguridad del Estado, podrán hacerse descuentos que se añadirán como gastos deducibles.
  • Las cuotas a sindicatos y colegios profesionales. De las cuotas pagadas a sindicatos puede descontarse hasta un máximo del 20%. En el caso de las cuotas pagadas a colegios profesionales solo se descontarían aquellas en las que es obligatorio estar colegiado para ejercer la profesión como es el caso de la abogacía o la medicina. Podrán descontarse un máximo de 500 euros.
  • Si has tenido que contratar un abogado por haber tenido un litigio con la empresa podrás deducirte hasta un máximo de 300 euros.
  • Otros gastos deducibles. De forma general se podrán deducir 2.000 euros anuales y se incrementarán si, estando desempleado, has accedido  un puesto de trabajo que te obliga a establecer tu residencia habitual en otra localidad puedes descontarte hasta 2.000 euros anuales, descuento que se aplicaría a los rendimientos del nuevo trabajo.
  • En el caso de que seas una persona con discapacidad y en activo esa cantidad podrá incrementarse hasta 3.500 euros. Si tu discapacidad es de más del 65% o necesitas la asistencia de otra persona (debidamente acreditado) este descuento será de hasta 7.750 euros.