Llegar a una nueva ciudad para afrontar un nuevo trabajo y conocer a gente nueva de un nuevo gimnasio puede ser demasiada novedad para algunos.  La mayor parte de las personas no se han movido de su lugar de residencia en los últimos cinco años. Solo un 2,5% de la población ocupada ha experimentado un cambio de ciudad recientemente según los últimos datos (2016) de la Estadística de Movilidad Laboral y Geográfica que publica el INE.

Los extranjeros cambian más de ciudad que los nacionales

Una de las diferencias que apunta la encuesta son los resultados sobre movilidad laboral entre personas que han nacido aquí y las que llegan de otros países. Los que provienen de otras latitudes cambian con mayor facilidad de residencia motivados por cuestiones laborales. El 8,5%  de los extranjeros ha optado por un cambio de dirección postal frente al 1,8% de los nacionales en el último año. La mayor parte de los nacionales (un 85,9%) han pasado los últimos cinco años en el municipio actual. A la baja, solo el 61,1% de los no nacionales lleva residiendo un quinquenio en la misma ciudad.

Uno de las motivaciones para buscar un empleo en otra ciudad puede ser querer un contrato más estable, uno indefinido.  Las personas con contratos temporales tienden a mudarse más que aquellas con un contrato fijo. En concreto un 3,8% de los temporales se movilizan a otros lugares de residencia frente a un 2,2% de los indefinidos.

Tips para empezar con buen pie en una nueva ciudad

Levantarse por las mañanas sin esa sensación de comodidad que da el conocer al dedillo el terreno puede ser un estímulo para algunos pero para otros ser una situación incómoda que se quiere superar cuanto antes.

A quién está habituado a los cambios puede resultarle excitante y tomárselo como una aventura que le aleje del tedio de la rutina. Pero hay quien prefiere tener claros los lugares de referencia cuanto antes y sentirse arropado por los sitios que conoce llevado por la costumbre.

Para estos últimos hemos recopilado una serie de  consejos que te ayuden a controlar  las coordenadas de la nueva ciudad.

  • Antes de llegar a la nueva ciudad investiga si la oferta de comercios, supermercados es suficiente en el lugar en el que vivirás o vas a tener que coger el coche para ir a por pan. Hay veces que es preferible no tener tan a mano una mercería pero vivir en una zona con dotaciones deportivas variadas o parques.
  • Inicia cuanto antes los trámites para adquirir tu nueva tarjeta sanitaria. Si te pones enfermo tendrás que acudir a al médico para justificar tu ausencia al trabajo. El pertenecer desde el primer momento al sistema de salud de la comunidad autónoma donde resides te facilitará mucho las cosas en este sentido.
  • Acércate al ayuntamiento de la localidad para saber qué servicios municipales ofrecen. Muchas veces las actividades que nos proporcionan los ayuntamientos no están lo suficientemente exploradas. El abanico es amplio desde la participación ciudadana, las bibliotecas, actividades deportivas y de ocio y viajes.
  • Recorre la ciudad y prueba sus medios de transporte. En una gran urbe hay varias opciones de movilidad. Algunas quizás no las hay en tu ciudad de origen y puede ser todo un descubrimiento hacer uso de ellas. Este puede ser el caso de la bicicleta, un ferry o un teleférico. Conocer otros barrios de la ciudad te abrirá posibilidades para valorar otras opciones de vivienda y mudarte en caso de que hayas elegido de primeras un lugar para vivir que no te gusta demasiado pero que lo elegiste porque estaba muy cerca del trabajo.
  • Saca partido a  los fines de semana para conocer los lugares emblemáticos de esa ciudad para poder hacer de guía cuando vengan las visitas.
  • Aprende el idioma que se habla en tu nueva ciudad. Aprender palabras, y en general el idioma te ayudará a integrarte. Despeja prejuicios, amplía la capacidad de la mente y ensancha la empatía. Sumergirte en la cultura y la forma de hacer las cosas de la ciudad que te acoge te aportará muchos beneficios, puede que a través de encuentros de networking donde se te vea como pez en el agua y se multipliquen las oportunidades laborales. No lo desaproveches.
  • A través de las redes sociales puedes encontrar grupos de personas que comparten intereses. Grupos de senderismo para conocer la naturaleza que rodea la ciudad, clubs deportivos, actividades artísticas como el teatro, conciertos o la pintura o grupos de lectura. Es un excelente método para conocer personas con intereses similares a los tuyos cuando acabas de aterrizar en una nueva ciudad.