El 58,7% de las empresas tienen dificultades para cubrir determinadas vacantes, según el último informe de Infoempleo Adecco. Las empresas declaran que les cuesta encontrar candidatos por dos razones, principalmente: unas altas expectativas salariales (35,48%) y, por otra, falta de determinada experiencia y/o competencias técnicas (33,16%). ¿Qué buscan las organizaciones cuando piden determinadas competencias técnicas o hard skills?

¿En qué consisten las competencias técnicas y qué las diferencia del resto?

Las competencias son las destrezas que alguien va adquiriendo durante el transcurso de su vida. Enfrentarse y resolver situaciones de todo tipo que se van repitiendo en diferentes circunstancias va creando una mochila de saberes que se crecen y se desarrollan conforme se acumulan.

A lo largo de la vida se van adquiriendo competencias (y muchas se pierden por falta de uso) conforme se añade experiencia al CV. Esas competencias pueden ser técnicas, básicas o transversales.

Competencias técnicas

Las competencias técnicas son las asociadas a un oficio concreto o profesión. Se trata básicamente de acumular conocimiento en el sentido de que se es competente, capaz de utilizar determinadas herramientas imprescindibles para cumplir con el desempeño diario que exige una actividad específica.
Así pues, las competencias técnicas, a las que también se les llama hard skills, por su acepción en inglés, son las esenciales para el trabajo específico en un área y que este trabajo sea ejecutado con eficacia. Dependiendo del grado de conocimiento que se solicite en el puesto el perfil profesional será más o menos técnico.

¿Qué son las competencias técnicas?

Competencias básicas

Las competencias básicas son las necesarias para realizar el grueso de las profesiones en el mundo laboral. Habitualmente son adquiridas durante la formación obligatoria. Nos referimos a capacidades como saber leer y escribir, operaciones básicas de cálculo, conocimientos de ofimática e internet. Entre estas habilidades también se incluyen el saber acceder al mercado de trabajo y conocer el sector en el que se quiere trabajar.

Competencias transversales

Las competencias transversales son aquellas que se necesitan para desenvolverse en situaciones laborales bajo circunstancias diferentes. Son comunes a casi todos los empleos, aunque alguna de ellas tenga especial importancia para uno en concreto y, por lo tanto, lo que se aprenda en uno puede aplicarse en las demás. Nos referimos a aptitudes como la comunicación con los clientes y con el entorno laboral, el trabajo en equipo, la responsabilidad sobre la tarea o la iniciativa.

Áreas con mayores dificultades para encontrar competencias técnicas asociadas

Según el mismo informe, las áreas dentro de las empresas en las que mayores dificultades hay para encontrar a personas con un buen perfil técnico son el comercial (28,8%), TIC (25,6%) e ingeniería y producción (19,5%).

Entre las competencias técnicas más demandadas en los departamentos comerciales está la del conocimiento de las técnicas de ventas, esto es, saber aplicar distintas estrategias en función del objetivo que se pretende conseguir, o dominar distintos procedimientos de comunicación efectiva, como la redacción comercial o publicitaria o gestionar diferentes sistemas de atención al cliente.

En el área de tecnología, información y comunicación (TIC), departamentos que cobran cada vez una mayor relevancia en la empresas por la creciente incorporación de procesos de automatización. Las capacidades técnicas que más se solicitan son las relacionadas con la ciberseguridad, con conocimientos en criptografía y protocolos de comunicación seguros, el big data, con habilidad para el descubrimiento de patrones en la minería de datos,  la analítica web para la implantación del business intelligence o  el cloud computing.

En cuanto a la parte de ingeniería y producción, al ser departamentos más específicos las competencias no pueden ser genéricas y cada organización buscará los perfiles más técnicos en su especialidad.