Buceando entre las ofertas de empleo de los trabajos relacionados con el turismo hemos encontrado un listado de habilidades comunes en gran parte de las profesiones del sector. En algunos casos serán imprescindibles en otras deseables o muy valoradas. Échales un vistazo por si quieres mejorar tu perfil profesional en el sector turístico y optar a ofertas de trabajo de hostelería

  • Voluntad de servicio, orientación al cliente. El trato con el público requiere del gusto por que el cliente se encuentre cómodo, hacer de la experiencia un hecho que se recuerde satisfactoriamente. Poner al cliente en el centro. Ayudar a que, independientemente de donde se encuentre un cliente, sea en el interior de un avión, un restaurante o el acceso a un parque de atracciones, se sienta bien acogido. En profesiones como recepcionistas, camareros, guías turísticos es una habilidad imprescindible.
  • Asertividad. La comunicación en una relación donde las partes no están en igualdad de condiciones, como es la de cliente-dependiente, se produce en un delicado equilibrio. El servicio que se ofrece tiene unos límites y, en ocasiones, el cliente no los tiene en cuenta. Tener la capacidad de hacérselo saber sin dejar de ser amable es una habilidad necesaria para que la experiencia sea satisfactoria. También hay que echar mano de asertividad cuando se producen reclamaciones porque no se está ofreciendo en las condiciones en las que lo contrató el usuario. Ser capaz de disculparse y ofrecer una solución alternativa formará parte de las habilidades de cualquier trabajador en turismo.
  • Escucha activa. La comunicación entre dos personas se produce en dos direcciones. Tan importante es saber explicar las características del servicio que se ofrece como escuchar al cliente por si es posible amoldarse a sus necesidades. Teniendo en cuenta las características del interlocutor, si se trata de un niño, de una persona mayor o alguien con una discapacidad muchas veces es posible adelantarse gracias a la experiencia acumulada.
  • Organización. Esta cualidad en un trabajador es oro. En hostelería la rapidez y facilitar el trabajo es imprescindible porque prima la agilidad. Jerarquizar las tareas, no dejar ninguna sin terminar. En hostelería, el equipo es muy importante por lo que encajar en un engranaje que funcione requiere de seguir un orden para no entorpecer el trabajo de los demás. La agilidad es una cualidad muy valorada en hostelería.
  • Trabajo en equipo. El trabajo con el público implica a varias personas. Asumir y cumplir con la tarea asignada facilitará el trabajo al resto de compañeros lo que redundará en una satisfactoria prestación del servicio al cliente.

competencias para trabajar en hostelería

 

  • Idiomas. Volvemos a la comunicación. Manejar un idioma, el inglés es imprescindible y siempre deseable algún otro. Las nociones básicas en otros idiomas ayudan a que el turista se sienta bien atendido y facilita la conversación con todo tipo de público. Depende de la profesión el nivel que se exija el nivel del idioma será más o menos avanzado. Para ser guía turístico es imprescindible tener un excelente manejo del idioma. Un C1 mínimo. Se tiene que ser competente para dar explicaciones complejas y responder cuestiones sobre una gran variedad de temas. El público que nos encontraremos será nativo y el nivel de conversación exigente. También es indispensable este nivel para travel agent.
  • Capacidad resolutiva. Cuando se ofrece un servicio, éste se anuncia con las condiciones, lo que está incluido y lo que no. Pero cuando, por causas imprevistas, no se puede facilitar la prestación toca dar una solución alternativa. En estos casos hay que actuar rápido y solventar todos los inconvenientes que puedan surgir.
  • Trabajar bajo presión. Los servicios que se ofrecen en hostelería se producen en muchas ocasiones en momentos muy concretos del día como son las comidas, las cenas o los aperitivos. Hay que dar el servicio a muchas personas a la vez y significa un alto nivel de estrés. Saber superar estos momentos sin bloquearse es cuestión de experiencia y tener una preparación previa que haga más sencilla la tarea cuando ha de producirse a mucha velocidad.
  • Experiencia. La curva del aprendizaje en hostelería es rápida por lo que en muchas ofertas de empleo no es necesario acumular demasiada experiencia. Pero, sin embargo, una dilatada experiencia es muy valorada. También el tener conocimiento de las diferentes posiciones en un servicio que aporte perspectiva global. Muy necesaria para puestos en los que hay que organizar un equipo de personas como gobernanta de hotel o jefe de recepción.
  • Competencias informáticas. Todos los servicios que tienen que ver con la gestión en el sector turístico necesitan un nivel adecuado, en muchas ocasiones avanzado, del software específico. Programas de reservas, contabilidad y facturación o gestión de proveedores, email además de redes sociales o blogs en oficios más relacionados con el marketing y la comunicación online. Descubre cómo puedes incluir estas habilidades informáticas en tu CV.