Dinamarca es un país compuesto por un archipiélago y una península, Jutlandia. Forma parte tanto geográficamente como culturalmente de los países escandinavos, junto con Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia.

Tiene una población de 5.785.766 habitantes que se consideran a sí mismos felices. De hecho, la palabra que utilizan para definir este estado de placidez ha trascendido al mundo, es hygge que se puede traducir por acogedor. Un profundo desarrollo del estado de bienestar, índices de corrupción prácticamente inexistentes y una democracia consolidada, hace que sus ciudadanos respondan de forma recurrente en las encuestas sobre lo satisfechos que se encuentran con su estilo de vida.

Flexisecurity, la marca Dinamarca

Con una tasa de paro del 5,1% según los últimos datos (diciembre 2018) y un PIB per cápita de 48.200 euros (aunque la moneda oficial es la corona danesa), los daneses han hecho suyo el modelo de la flexiseguridad, concepto que hace referencia a un mercado de trabajo que se basa en tres pilares:

  • Contratos flexibles adaptables y fiables
  • Alta protección para desempleados
  • Gran desarrollo del aprendizaje a lo largo de la vida que favorece la adaptabilidad de los trabajadores al mercado

El dinamismo en el mercado laboral produce que un 25% de los daneses cambie de trabajo cada año.

Trabajar en el extranjero

¿Qué pasos hay que dar para trabajar en Dinamarca?

Todo lo que necesitas para legalizar tu situación en Dinamarca puedes encontrarlo en los International Citizen Service (ICS), que están localizados en las ciudades de Aalborg, Aarhus, Odense o Copenhague. En estos centros podrás tramitar:

  • Certificado de residencia. Si tienes ciudadanía comunitaria y vas a estar más de tres meses lo necesitarás, aunque si estás a la búsqueda de trabajo puedes alargarlo hasta un máximo de seis meses. Puedes tramitarlo en los Familieretshuset, el departamento estatal y tendrás que llevar obligatoriamente la Tarjeta Europea de la Seguridad Social. Una vez hayas obtenido el certificado de residencia puedes pedir el registro de número civil, la tarjeta sanitaria y la tarjeta para impuestos.

Para ciudadanos de origen extracomunitario con un permiso de residencia en España solo se tendrá derecho a visitas turísticas de máximo 90 días. A partir de ese momento hay que solicitar el certificado a través de la embajada en Dinamarca del país que corresponda.

  • Registro de número civil. Para obtener este número (CPR nummer) tendrás que hacerlo a través del Borgerservice, es decir, atención al ciudadano de la ciudad en la que te alojes. Todos los ciudadanos daneses tienen este número que les identifica frente a las instituciones para trámites relacionados con los impuestos y la seguridad social.
  • Tarjeta sanitaria (Gult sundhedskort). Si tienes permiso de residencia, trabajo y pagas tus impuestos, tienes derecho a ser atendido a través de la sanidad pública. La tarjeta que obtengas llevará tu CPR nummer, y tendrás la opción de elegir médico.
  • Tarjeta para impuestos. Para trabajar necesitarás una tarjeta de impuestos, Tax card. Se consigue en el International Citizen Service o puede solicitarse también online. A través de esta tarjeta tu empleador te retendrá lo que corresponda para cumplir con los impuestos.

Grandes facilidades para aprender el idioma

Como recién llegado, puedes recibir clases de danés gratuitas. Si tienes más de 18 años, eres empleado, estudiante o acompañante en situación legal tienes derecho a recibir un curso introductorio de danés de 250 horas. Dispondrás de 18 meses para completarlo. Cuando finalices estas horas harás un test y, en caso de que lo superes, podrás acceder a un programa educativo de danés por tres años. Esto es una excelente oportunidad para facilitar la integración con la sociedad danesa. Hasta puedes empezar a aprender danés antes de llegar a través de cursos online. Por último, harás un examen final de capacitación de este idioma.

¿Cómo confeccionar un CV danés?

En tu CV solo debe constar la formación y experiencia relacionada con el puesto de trabajo. Es importante que esté actualizado y que contenga información reciente. Es importante también añadir una carta de presentación.

Puedes elaborar tanto un CV cronológico como un CV basado en competencias. No es necesario que incluyas fotografía. Al comenzar haz un resumen de tu perfil profesional. El resto tendrá la misma estructura que un CV español.

Con un par de salvedades. Indica en el apartado de idiomas el nivel de danés y si estás recibiendo los cursos de esta lengua. Pon cuál es tu lengua nativa y el resto de idiomas que manejes indicando tanto el nivel en escrito como en expresión oral.

La segunda es referente a tu formación. Sería interesante conseguir un certificado de evaluación. Ayudará a tu empleador a entender tus conocimientos oficiales y saber cuál es la equivalencia con el sistema danés. Puedes solicitar una evaluación al Danish Agency for Higher Education. Ten en cuenta que los trámites pueden llevarte desde dos semanas a dos meses. Por el momento, no es necesario traducirlos del español.

Si estás decidido a formar parte de los ciudadanos más felices del mundo, empieza ya a buscar trabajo en Dinamarca en nuestra sección de empleo internacional.

Enlaces de interés