Ocho de cada diez empresas tienen dificultades para cubrir una plaza vacante, un 22% más que el año anterior. Los motivos que alegan las compañías se reparten entre unas expectativas salariales demasiado altas, la falta de experiencia de los aspirantes o que no se reúnen las suficientes habilidades técnicas que necesita el puesto. El 62,5% deja la vacante desierta y busca soluciones alternativas mientras llega el candidato ideal. Así lo refleja la XXII del Informe Infoempleo.

¿Cómo elegir al candidato ideal?

Las empresas son conscientes de que la solución pasa por sus manos, y de cara al futuro el 42% tienen previsto mejoras en el proceso de selección basadas en:

  • La formación de su plantilla para aprovechar el talento dentro de la propia empresa
  • Explorar más fuentes de reclutamiento entre estudiantes de los últimos cursos de Formación Profesional o universitarios
  • Apostar por la promoción interna en mayor medida que lo hacen hasta ahora

El 78,80% de las empresas encuestadas prevé aumentar su plantilla en el futuro. Pero encontrar al candidato ideal, ese que se ajusta como un guante a los requisitos de la vacante, es un unicornio (tampoco existe la empresa ideal, dicho sea de paso). Entre otras cosas, porque nadie espera ya que alguien, por si solo, vaya a abordar una estrategia dentro del negocio. El equipo es imprescindible. Así que, bajados al terreno, se trata de averiguar qué es lo que los reclutadores buscan en un candidato.

Los conocimientos en nuevas tecnologías entre las habilidades más buscadas

Preguntados por el peso entre experiencia y formación de los candidatos, la mitad de quienes seleccionan al personal responden que, aunque tienen una importancia similar, se decantan por valorar un poco más la experiencia. Un nada desdeñable 26,86% se fija exclusivamente en la experiencia, algo que tener en cuenta para aquellos candidatos que aplican con el temor de que no reúnen la formación suficiente, aunque tengan años de experiencia.

En cuanto a las habilidades técnicas (o hard skills) que más se buscan entre los aspirantes, tener los conocimientos específicos para el puesto es considerado por el 63,25% bastante o muy importante. Los conocimientos en nuevas tecnologías ganan importancia entre las competencias que se requieren en el nuevo personal. Un 42,76% de las empresas, frente a un 40,99% en el año anterior lo señalaron como primordial. Tener un nivel cultural aceptable era importante para un 37,46%, así como el conocimiento de idiomas, aunque en menor medida, para un 33,22%.

trabajo-en-equipo

Trabajar en equipo, la reina de las soft skills

También se pidió a los representantes del área de recursos humanos que valoraran qué habilidades interpersonales (o softskills) eran las que principalmente intentaban descubrir. Este sería el top 5:

  • Trabajo en equipo (se lleva la palma con un 72,79% de respuestas afirmativas)
  • Capacidad resolutiva (un 65,02%)
  • Habilidades comunicativas (un 57,60%)
  • Capacidad de organización y planificación (un 56,54%)
  • Iniciativa (un 53,71%)

Aunque no está dentro de las primeras, creemos importante señalar que la honestidad y la ética profesional se valoró como cualidad en un 40,99% de las respuestas.

Por último y para terminar con una bonita guinda, parece que las mejoras en las condiciones por parte de las empresas y el resultado de los esfuerzos en los procesos de reclutamiento arroja una excelente consecuencia y es que el grado de satisfacción con la plantilla se incrementó hasta un 93%.