Es inevitable que cuando nos enfrentamos a una entrevista de trabajo suframos algo ansiedad que si no conseguimos controlar puede afectar al éxito de nuestra presentación. ¿Qué podemos hacer para gestionar ese estrés?

En primer lugar estar nervioso es normal, sobre todo si llevas tiempo buscando empleo y has encontrado ese trabajo que está hecho para ti.  Un día recibes una llamada y te dicen que están interesados en ti y que quieren tener una entrevista personal. ¡Zaca, la adrenalina se dispara! Eso le ocurre al 90% de las personas que buscan trabajo, lo que tienes que evitar que que cuando tengas la entrevista es que ese nerviosismo no te afecte a tu forma de presentarte.

Lo normal es que la entrevista no sea inmediata y pasen unos días o incluso semanas hasta la cita. ¿Qué puedes hacer durante ese tiempo?

1.- Estar preparado te ayudará a estar más tranquilo.

La información e poder, pero debes evitar volverte loco o aumentará tu ansiedad. Busca sólo la información que creas que pueda resultarte útil, te sugerimos:

  • Prepara información general de la empresa y el puesto de trabajo. Que produce, que venden, dónde están, su historia,  para qué te necesitan, cuáles son tus posibles tareas, etc.
  • Conócete a ti mismo. Conocer tus fortalezas y debilidades te permitirá responder a muchas de las preguntas que puedan hacerte.  Si no lo has hecho, realiza tu propio DAFO personal.
  • Práctica las posibles preguntas que puedan hacerte. Estos  simuladores de entrevistas que pueden resultarte útiles.
  • Prepara tu argumentario para la entrevista. Quizás el método STAR puede ser de interés o estos vídeos sobre cómo aplicar la técnica del Elevator Pitch.

2.- La actitud es lo que cuenta.

No trates a la entrevista como un examen, piensa ella en una conversación donde el entrevistador quiere conocerte a ti y donde tú quieres conocerlos a ellos.  Ser sincero y honesto contigo mismo y con la empresa te quitará mucho estrés. No pienses en ser rechazado, eso puedo ocurrir pero debes tener presente que la empresa está interesada en ti, así que tienes algo de mucho valor para ellos. Intenta ver la entrevista como una oportunidad y como una experiencia más de la que vas a aprender. Siéntete orgulloso de ser entrevistado.

Te dejamos este video que puede ayudarte a cómo afrontar la entrevista.

3.- Mens sana in corpore sano.

El ejercicio y las rutinas nos ayudan muchísimo a combatir las situaciones de ansiedad o estrés. Con el ejercicio el cuerpo libera endorfinas que hacen que nos sentamos mejor, más calmados y tranquilos. Por otro lado, tener rutinas en tu día a día te ayudarán  a gestionar tu tiempo y realizar diversas  tareas en su “justa medida”. Así evitarás tener situaciones de ocio o de obsesión que incrementarán tu ansiedad y te sentirás ocupado.

4.- Respira profundo.

Una de las mejores técnicas de relajación es a través de la respiración. Si te sientes ansioso o nervioso  durante la entrevista concéntrate en respirar profunda y lentamente, inhala por la nariz y expulsa el aire por la boca. Esto te ayudará. En la entrevista procura reducir tu natural aceleración hablando lentamente, incluso con pausas y sobre todo escucha. En la entrevista céntrate en lo que te están diciendo y tomate unos segundos antes de lanzarte a responder.

Y sobre todo recuerda que no es el fin del mundo, que no va a pasarte lo que les ocurrió a  estos candidatos: