A “quemar las velas” y tirar de remos

Ha llegado la hora de «arrimar el hombro» y trabajar en equipo para salvar, no a la compañía, sino a sus empleados. Con el esfuerzo de todos, la empresa no tiene por qué hundirse.