Juan Ramón Lucas, periodista.

Con Juan Ramón Lucas no hay resquicio posible para encontrar algún trabajo previo al periodismo: ha cumplido 30 años de profesión en la que ha pasado por prensa, televisión y, sobre todo, radio, la misma que marca su actualidad en el magacín matinal de RNE ‘En días como este’. A pesar de los  madrugones y de surfear sobre la actualidad y el pulso de la calle,  encontramos a Lucas en plena forma, ilusionado con su trabajo y volcado en la Fundación Sandra Ibarra de Solidaridad frente al Cáncer  www.fundacionsandraibarra.org

Y eso que lo que quería ser era director de cine.
Sí, lo que son las cosas: me gustaba escribir, pero quería estudiar para dedicarme al cine. Y por aquel entonces, Luis Berraquero, que trabajaba como cámara en TVE, me dijo: «Aparte de estudiar cine, fórmate en algo más, que más salidas tendrás». Caí en la Facultad de Ciencias de la Información y pronto empecé con mis primeros trabajos.

¿Cómo le pagaron su primera pieza?
Recuerdo que estaba bien pagada, ya que fue para el «Noticiero Universal», en Barcelona, por 5.000 pesetas. Desde segundo de carrera, no paré de trabajar con más reportajes, algo de radio… y hasta ahora.

Y le tocó vivir la etapa de la Transición…
Teniendo en cuenta que la carrera la hice entre 1975 y 1982, la verdad es que tuve todo tipo de experiencias, sobre todo en la recta final de los estudios, cuando entré en Radio El País, donde tuve mi primera nómina. También recuerdo el trabajo para el diario «Pueblo», desde un reportaje sobre lo que pasaría si cayera una bomba nuclear en pleno Madrid a otro, que fue portada, sobre un encierro minero en Galicia.

¿La llegada a la SER fue uno de sus hitos profesionales? 
Sin duda. Llegué en 1987, cuando estaban allí Luis Fernández y Pepo Baviano, y fue una etapa inolvidable, en un medio que me apasiona, la radio. He tenido la suerte de trabajar junto a Luis del Olmo e Iñaki Gabilondo, de trabajar en distintos horarios y en distintas emisoras…

¿Y su etapa en Telecinco, donde llegó después de Onda Cero? 
También la recuerdo con agrado. Allí coincidí de nuevo con Luis Fernández y con compañeros como Luis Mariñas y Angels Barceló. Fue una etapa muy interesante, de la que recuerdo especialmente la cobertura del secuestro y muerte de Miguel Ángel Blanco, que pasó al poco de llegar a Telecinco. Me ha quedado grabado por la intensidad con la que me afectó.

¿Cómo compagina esta actividad profesional con su vida personal? ¿Habrá, por cierto, más periodistas en la familia?
Ha pasado de todo en estos años y reconozco que me he centrado mucho en el trabajo y que mi vida personal lo ha sufrido… pero, en la actualidad, estoy en una época muy buena, en la que procuro aprovechar al máximo las horas de ocio, con mi familia, y haciendo todo lo que puedo por ayudar a mi mujer, Sandra, en la Fundación. Creo que he conseguido organizarme bien. En cuanto a mis hijos… Mi hija mayor, de 15 años, no muestra especial predilección y los pequeños, de 7 y 9, hacen su vida como pueden.

¿Cómo se encuentra en su actual programa ‘En días como hoy’, en Radio Nacional, y cómo prevé lo que está por llegar en los próximos años?
Empezando por el final: me conformo con que los próximos programas salgan bien. No hay que pensar en falsas estabilidades y, de verdad, aprovechar el momento. Cada mañana procuramos informar y entretener,  incluso alegrar a los oyentes –aun en tiempos de crisis como estos, no podemos bajar la guardia-. Mi afán diario, enriquecedor, es aprender cada día algo nuevo.