Sería bueno retomar aquellos años de esplendor laboral que vivió España allá por el 2007, no obstante, parece difícil dada la cuestionable situación a la que nos exponemos en la actualidad. Aunque sin duda ha sido peor, mucho peor.

Frente al 26% de desempleo que marcó los peores años de la crisis económica en nuestro país, 2016 se ha despedido con una tasa de paro del 16,63%, dato que, no cabe duda, sigue estando lejos de un mercado laboral sólido. España es el país con mayor índice de parados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La XX edición del Informe Infoempleo- Adecco analiza los últimos veinte años sobre la situación del mercado laboral en España que te resumimos a continuación:

Algunas razones del paro

Podríamos enumerar algunas razones por las que nuestro mercado laboral es inestable. En primer lugar, debido a la desigualdad existente entre los trabajadores de una misma empresa, evidente en los contratos indefinidos de trabajadores de mayor edad, con mejores salarios, frente a los empleados más jóvenes, con sueldos reducidos y contratos temporales. El segundo porqué viene determinado por el motor de la economía española: los sectores de construcción y servicios, que poseen una demanda temporal en función de su cartera de pedidos o la estacionalidad.

Las crisis del mercado laboral

En dos décadas España se ha enfrentado a dos crisis. La primera, en los noventa, solventada a partir de las tres devaluaciones de la peseta que evitaron las políticas de ajuste y la contención de gastos laborales. La segunda, en 2008, gestionada a través de despidos masivos y un carácter eventual de los contratos, medidas que trajeron consigo un replanteamiento de la estructura productiva de nuestro país.

Esta última crisis aún ha sido más intensa a causa del crecimiento de la población activa (35%), así como la ocupada (4,1%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística), respecto de 1996. Este considerable aumento tiene su explicación en la cantidad de jóvenes que dejaron sus estudios para dedicarse al área de la construcción y que se convirtieron en los principales perjudicados de los recortes de empleo.

Respecto a los diferentes sectores económicos, ninguno se ha librado de las consecuencias de la crisis. Aunque unos se han visto más afectados que otros, como el agrario o la ya mencionada construcción. De hecho, la profesión del ladrillo es de las más damnificadas por su estrecha dependencia a la salubridad del mercado laboral. Demostrémoslo con datos: en 2007, este sector ocupaba el 13% de la ocupación total, mientras que, un año más tarde, recién estallada al crisis, se redujo hasta llegar a un alarmante 7%.

Evolución del empleo

La temporalidad de los contratos es una de las cuestiones que más afecta al índice de paro en España. Veamos cómo ha influido esta variable a lo largo de los años.

XX Informe Infoempleo- Adecco: 20 años de empleo en España

 

Así se ha cerrado 2016

2016 ha supuesto el mejor año en términos laborales desde 2009. La tasa de desempleo se ha reducido al 18,63%, cifra todavía lejana respecto al 8% alcanzado en 2007. El índice de población activa ha mermado, llegando a los 22.745.900, así como el de ocupados, que ha disminuido en más de 111.000 personas. Aunque el número de asalariados ha ascendido en casi 400.000 personas y se ha incrementado el número de profesionales autónomos, los contratos eventuales siguen siendo un asunto sin resolver.

Retos pendientes

A pesar de la mejora progresiva del mercado laboral en los últimos años, sigue quedando algún que otro reto pendiente. La temporalidad, cómo no, es uno de ellos. El alto nivel de la tasa de la eventualidad de los contratos pone de manifiesto el carácter inestable del mercado laboral de nuestro país y sus desigualdades. España tiene que plantearse si desea seguir yendo hacia un sistema productivo basado en el sector servicios, que actualmente ocupa el 76% del total de empleo, con los salarios reducidos y las altas tasas de temporalidad que ello implica.

Otro de los grandes desafíos del sistema laboral es la equidad de sexos. Según el reciente informe de UGT, La falta de políticas de igualdad en el empleo incrementa la brecha salarial, España ocupa los últimos puestos en cuestiones de igualdad laboral entre hombres y mujeres respecto a los demás países de la Unión Europea. Los sectores en los que la brecha salarial es más evidente son los administrativos y servicios auxiliares, los sanitarios o los financieros.

El paro juvenil y de larga duración, la educación y la crisis de las pensiones continúan esta dilatada lista de asuntos por resolver. España necesita medidas a largo plazo y que ayuden a alcanzar una cierta independencia de los sectores económicos respecto del mercado laboral. Los esfuerzos han de dirigirse hacia la creación de empleo de calidad, puestos de trabajo estables y una clara apuesta por la economía digital.

 

informe infoempleo adecco