Durante las primeras semanas de trabajo, todos los días parecen lunes y cualquier tarea rutinaria se hace más que difícil.