Puesto en marcha por la Universidad en Internet de La Rioja, a través de la Fundación UNIR, se trata de un  proyecto solidario que contribuye a llevar la educación allí donde se necesita, de manera gratuita, aprovechando las ventajas de las nuevas tecnologías: un Campus Solidario virtual a disposición de las ONG que lo soliciten. 

La Fundación UNIR coordina y promueve el programa, además se encarga de proveer la tecnología y en lo que se refiere a los voluntarios, crea la red de educadores y gestiona el contacto entre ellos.

Cómo funciona el proyecto

La iniciativa Campus Solidario promueve la creación de “terminales educativas” utilizando las nuevas tecnologías. Así, a través de una plataforma audiovisual, el profesor imparte sus cursos de modo que son seguidos en tiempo real, en uno o varios lugares remotos con necesidades educativas. 

Para poner en marcha una terminal educativa se requiere:

Un educador voluntario. Son voluntarios de UNIR. Los cursos pueden ser impartidos por un único voluntario o por varios, liderados por uno de ellos (alumnos liderados por un profesor, tutor o incluso un alumno de último curso, un grupo de profesores, etc.).

Una plataforma tecnológica (aulas virtuales). Permite impartir los cursos en tiempo real.

Un tutor local en los países desde los que se pide ayuda.

Una infraestructura mínima en el país receptor a través de distintas ONG (aula, ordenador con webcam, altavoces, proyector y conexión a internet).

Reducir costes maximizando resultados

El voluntariado online supone múltiples ventajas para las organizaciones que lo soliciten. Hay tres grandes beneficios que se obtienen del voluntariado online:

• Pueden acceder a las habilidades y conocimientos técnicos de profesores voluntarios capacitados, que están a disposición de los distintos proyectos puestos en marcha por organismos humanitarios.

• El voluntariado online ayuda a reducir costes en un porcentaje elevado. Con una inversión mínima puede llevarse la educación a sitios donde, de otra forma, quizás no sería posible.

• Abre la posibilidad al encuentro y la vinculación porque la solidaridad no es lo que se hace juntos, sino las sinergias surgidas de ese trabajo compartido.