En artículos anteriores hemos analizada en qué consiste una Sociedad Limitada. Una vez que ya sabemos en qué consiste, vamos a analizar los trámites necesarios para la creación de la misma y su puesta en funcionamiento.

Estos trámites son los siguientes:

1. Solicitud del certificado de denominación social.
2. Apertura de cuenta bancaria.
3. Redacción de Estatutos y firma de escritura de constitución.
4. Pago del impuesto de Transmisiones Patrimoniales.
5. Inscripción en el Registro Mercantil.
6. Solicitud del C.I.F., declaración censal e impuesto de actividades económicas.
7. Alta en el Régimen de Autónomos y/o General de socios y trabajadores.
8. Solicitud del Libro de Visitas. 

Aquí nos vamos a centrar en los trámites para la constitución de la sociedad como tal, dejando para posteriores artículos el análisis de los trámites a realizar en Hacienda, en el Ministerio de Trabajo y en el Ayuntamiento.

Como inicio a estos trámites, el primero que debemos realizar es solicitar el Certificado negativo del nombre, que es una certificación acreditativa de que el nombre elegido para la sociedad no coincide con el de otra existente. El documento que se ha de presentar es una instancia oficial con los nombres elegidos (un máximo de tres por orden de preferencia), se ha de realizar antes de ir al notario, siendo su validez de tres meses. Pasado este plazo debe renovarse, siempre que no hayan transcurrido más de 6 meses, ya que entonces habrá caducado definitivamente y se ha de realizar en el Registro Mercantil Central (Calle Príncipe de Vergara nº 94 en Madrid).

Apertura de cuenta bancaria a nombre de la sociedad. Una vez que tenemos el certificado de denominación, debemos acudir a una entidad bancaria para abrir una cuenta a nombre de “la sociedad en constitución” ingresando el capital mínimo inicial de la sociedad (3.006 €). El banco nos entregará un certificado que se ha de presentar ante notario. Posteriormente se podrá utilizar este dinero para la actividad de la sociedad.

Elaboración de la Escritura de Constitución y de los Estatutos. Los estatutos son las normas por las cuales se va a regir la sociedad (nombre, objeto social, capital social, domicilio social, régimen de participación de cada socio…). Es recomendable que sean redactados por un Abogado. A continuación, tenemos que acudir al notario para firmar la escritura de constitución de la sociedad. Éste es el trámite más caro, pero sin el cual no es posible la inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil. Se debe presentar:

– El certificado de denominación del Registro Mercantil Central.

– El certificado bancario.

– Los Estatutos, si los llevamos nosotros y no los hace la Notaría.

– D.N.I. de los socios.

Liquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (I.T.P.). Es un impuesto que grava la constitución, aumento de capital, fusión, transformación o disolución de una sociedad. Se ha de pagar el 1% del capital inicial que conste en los estatutos. Se ha de presentar en el modelo 600, junto con primera copia y copia simple de la escritura de constitución y fotocopia del CIF provisional, que hemos de haber solicitado anteriormente en Hacienda. Se ha de solicitar en un plazo de treinta días hábiles a partir del otorgamiento de la escritura, en la Consejería de Hacienda de la Comunidad Autónoma que corresponda.

Inscripción en el Registro Mercantil. Se ha de solicitar la inscripción en el Registro Mercantil en un plazo de 2 meses, contados a partir del otorgamiento de la escritura de constitución por el notario, en el Registro Mercantil que corresponda al domicilio de la sociedad que conste en los Estatutos.

Los documentos a presentar son: 

– Certificado de denominación del Registro Mercantil Central.

– Primera copia de la Escritura de constitución.

– Ejemplares del modelo 600 (I.T.P.), abonado anteriormente.

Habrá que pagar una provisión de fondos al hacer la entrega, y el resto cuando se retire. Lo normal es que soliciten un teléfono o fax para comunicar cuando se puede retirar (dependerá del Registro).

Una vez inscrita, la sociedad adquiere personalidad jurídica.

Ya sólo nos queda analizar los trámites necesarios a realizar en Hacienda, en el Ministerio de Trabajo y el Ayuntamiento del domicilio de la sociedad, pero eso lo haremos en posteriores artículos.