Foto: AP

Las pruebas de acceso a la universidad no suscitan en España el mismo temor que en China. Allí los estudiantes de Secundaria que preparan su entrada en los «colleges» recurren a ayudas extra con la esperanza de obtener buenas notas de ingreso. En un país donde las calificaciones pueden marcar la diferencia entre el desempleo y un trabajo bien remunerado, todo parece poco. En la imagen, unas estudiantes se administran oxígeno porque están convencidas de que así mejorarán sus capacidades.