Estamos en plena época de selectividad. Los nervios y las noches de estudio son una realidad en estos días para alrededor de 200.000 estudiantes de bachillerato de toda España. El día 1 de junio arrancaba el periodo de exámenes en Asturias y el proceso se alargará hasta el próximo día 17, cuando concluirán las pruebas en Andalucía, Cataluña, Canarias y Murcia.

Pero después de la selectividad, ¿qué? Elegir los estudios superiores es una de las primeras decisiones importantes que se toman en la vida profesional. Como asegura Francisco Ubierna, Director Académico de la escuela de negocios CESMA, «elegir qué estudios superiores cursar cuando se tienen apenas 17 ó 18 años es realmente difícil. Mi recomendación siempre es que una vez que tomes una decisión, no mires para atrás, es la acertada. Lo importante es tener una buena base y cursar con éxito los estudios escogidos».

Muchos futuros universitarios eligen unos estudios dependiendo de su empleabilidad, es decir, de si tienen o no mucha demanda posterior en el mercado de trabajo. Según el «Informe Infoempleo 2010», realizado en colaboración con Adecco, y que analizó casi 200.000 ofertas de empleo, las titulaciones técnicas fueron las más solicitadas por las empresas en 2010 –un 42,4% de las ofertas de empleo cualificado iban dirigidas a ellos–, seguido de la rama jurídico-social, que acapararon el 32,4% de las ofertas de empleo cualificado el pasado año–.

Para toda la vida

Carmen Valle Trabadelo, Directora del Departamento de Psicología de la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo, advierte de que la empleabilidad no debe ser el único criterio a la hora de elegir una carrera, aunque sea «correcto»: «El joven que se plantea qué carrera elegir debe ser consciente de que probablemente esa carrera le llevará a hacer aquello para lo que deberá levantarse cada día del resto de su vida, y que, por lo tanto, debe existir un componente importante de gusto personal, de interés y de satisfacción».

Lo importante, también, es indagar y buscar, porque muchas universidades tienen títulos propios que pueden interesarnos. La Universidad Camilo José Cela tiene algunas titulaciones que solo se pueden cursar en el centro y que están teniendo gran demanda, como Diseño y Desarrollo de Videojuegos, Protocolo y Organización de Eventos o Ciencias del Transporte y la  Logística, aunque dicen sentirse también «orgullosos» de las titulaciones relacionadas con Ciencias de la Salud o de las titulaciones impartidas en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Económicas o en la Escuela Superior de Arquitectura y Tecnología.

Según cifras del INE , proporcionadas por el propio centro, la Camilo José Cela fue la universidad que más creció en la pasada década, un 900%. Por su parte, la Universidad Antonio de Nebrija observa que, en estos momentos, sus titulaciones más demandadas son Ingeniería del Automóvil e Ingeniería Mecánica, Artes Escénicas y Comunicación Audiovisual y Derecho y Relaciones Internacionales, gracias al auge de los sectores de la automoción –sobre todo en la ingeniería–, el ocio y por el hecho de que estemos inmersos en un cambio de modelo productivo, donde «las carreras más antiguas y tradicionales del ámbito académico buscan también una renovación para adaptarse a la sociedad del conocimiento y las nuevas tecnologías», según la universidad.

Estudios más prácticos

Una escuela de negocios también puede ser una buena opción a la hora de decantarnos por unos estudios superiores. Como asegura Francisco Ubierna, director académico de CESMA  en los «genes» de estas instituciones «está el dar una formación práctica, avanzada y actual, impartida por profesionales del sector correspondiente, con el trabajo en equipo y el desarrollo de habilidades personales y profesionales como signos de identidad que forman al buen profesional».

El Espacio Europeo de Educación Superior está obligando a las  Universidades a usar metodologías mucho más prácticas y a exigir una mayor conexión con la comunidad empresarial. Sin embargo, asegura Felipe Llano, director adjunto a la dirección general de ESIC, a esta institución no le ha costado nada el proceso. «Desde nuestros orígenes la oferta formativa y su modelo de aprendizaje ha pretendido preparar a los alumnos para el mercado laboral, dotándole de las aptitudes, las actitudes y los valores».

Para terminar, podemos hacer uso de otros recursos que nos ayudarán a elegir nuestros estudios. Las guías «Elige tu futuro», editadas por Infoempleo.com con la colaboración de Vodafone y Deloitte, incluyen un análisis detallado de todos los Grados, sus salidas profesionales, salarios e inserción laboral.