Una típica postal urbanita es la del profesional trajeado tomando algo caliente en un vaso de papel en una cafetería, mientras habla por el móvil y consulta alguna información en un portátil. Pues parece que esta imagen se está quedando en una estampa más propia del pasado o de las películas que de la realidad. Según apunta un estudio, las cafeterías y los halls de los hoteles son lugares ruidosos que perjudican la concentración, y donde se corre el peligro de que temas confidenciales puedan quedar aireados. Entonces, ¿dónde se puede trabajar mejor cuando no tenemos cerca la oficina?

Las cafeterías, lugares ruidosos e indiscretos para trabajar

Un reciente estudio elaborado por la compañía Regus, dedicada a la gestión de espacios de trabajo, concluye que solo el 20% de los profesionales españoles consultados utiliza estos lugares para hacer gestiones. Y por un tiempo no superior a veinte minutos. Lo que les lleva contestar a un par de correos y hacer dos llamadas.

El coche parece ser una buena oficina alternativa donde aprovechar para hacer esas llamadas mientras te diriges a otro lugar. Un 22% de las personas consultadas para ese estudio, más de 44.000 trabajadores de más de 100 países, dice que utiliza el automóvil para hacer estas gestiones porque es un lugar donde consigue privacidad total y máximo aprovechamiento de tiempo.

Sin embargo, si a quien se tiene que llamar exige hacer gala de cierta formalidad, este espacio no parece muy apropiado. La conducción no permite estar al cien por cien y la conexión puede verse afectada por las oscilaciones de cobertura.

El estudio avanza indicando cuáles son los lugares alternativos a la oficina para trabajar. Para la mayoría de los entrevistados, los espacios preferidos son los business lounges. Lugares acondicionados con todo lo que se pueda necesitar para no echar de menos la oficina. Conexión wi-fi, impresoras y escáneres, salas de reuniones y video-conferencias. Este tipo de espacios son utilizados por un 37% de los encuestados cuando no tienen cerca el despacho.

Trabajar sin descansar ni un minuto es posible

Otra alternativa, si no queda más remedio que trabajar en movilidad, son las oficinas de coworking. Localizar dónde están las de la ciudad de destino antes de viajar y las posibilidades de traslado ahorrarán un tiempo precioso que puede utilizarse para trabajar o descansar.

Las compañías aéreas suelen acondicionar espacios en los aeropuertos para que las esperas no perjudiquen la productividad. Su principal atractivo reside en ser lugares con buenas conexiones a internet, espacios silenciosos, con cómodos sofás para descansar o para perfilar los detalles de una reunión.

Además de un lugar que reúna las condiciones, si lo que se necesita es poder aprovechar cualquier ratito, habrá que tener una serie de elementos siempre a mano:

  • Poder compartir datos de la tarifa móvil cuando no existe conexión wifi.
  • Tener un espacio en la nube con la información imprescindible para el día a día
  • Conseguir una buena batería o incluso tener una secundaria para cuando no hay un enchufe cerca (¿existen esos lugares?)

De lo que no habla este estudio es sobre trabajar desde un chiringuito con un daiquiri en la mano. ¿Molestará el ruido de las olas de mar? ¿Dejará el viento tener una buena comunicación móvil? Será cuestión de probarlo…