Entre los principales desafíos que debe superar la educación para adaptarse a la sociedad del siglo XXI se encuentran todas las limitaciones propias de los sistemas educativos anclados en modelos tradicionales. La nueva sociedad del siglo XXI necesita dar paso a nuevas formas de aprendizaje adaptado a la era digital, sin embargo para llevarse a cabo los cambios es imprescindible invertir más en recursos en el ámbito educativo. El experto en nuevos medios, Alejandro Piscitelli, señala que «tenemos diseñar espacios de aprendizaje que inviten a inventar, donde lo importante no son las cosas sino las relaciones entre ellas. Ser innovador no es generar un producto nuevo sino remezclar cosas y pensamientos para darles nuevas utilidades».

Iniciativas como la Declaración por el desarrollo Digital de España y la primera edición de los premios “España Digital” son un llamamiento para conseguir cuanto antes el desarrollo de la Sociedad y la Economía Digital en España. Los premios España Digital nacen para dar apoyo y reconocer de los méritos y la labor de las personas, organismos y medios de comunicación que hayan destacado por su contribución al desarrollo de la economía y la sociedad digital en España. Por cierto, si quieres colaborar, aún estás a tiempo de participar. El plazo estará abierto hasta el  día 15 de mayo de 2014.

De entre el abanico de oportunidades y posibilidades que ofrece la nueva economía digital destaca la generación de empleo y la apuesta por la educación digital. Los nuevos perfiles profesionales demandados requieren de mayores habilidades digitales, de ahí que uno de los objetivos principales de la Fundación Digital España sea «el impulso de la adquisición de formación y habilidades digitales que faciliten a todos los ciudadanos el acceso a los beneficios de la era digital, incluyendo el de generación de oportunidades profesionales» como reza el texto de la declaración. Y para conseguirlo, la Fundación ha estrechado lazos con la Universidad Internacional de La Rioja mediante un convenio de colaboración que aportará sinergias muy positivas para todos.

El futuro es incierto por eso hay que estar preparados para afrontar los desafíos de la era digital y construir puentes entre la educación y el mercado laboral.