Varios son los cambios y modificaciones que ha experimentado el Plan Prepara (Programa de Recualificación Profesional) desde que se acordó su implantación en febrero del 2011 en Consejo de Ministros. Esta ayuda extraordinaria se incluyó dentro de un paquete de medidas urgentes para reactivar y estabilizar  el empleo dirigidas personas en situación de desempleo que hubieran agotado todas las demás prestaciones.

Los datos del paro no habían alcanzado todavía los máximos históricos que se produjeron en el 2013. La tasa de paro llegó entonces hasta el  26,94% en el primer trimestre. Esto provocó otra modificación y fue el carácter automático de la prórroga de esta ayuda siempre que la tasa de paro fuera superior al 20%.

Alcanzado el tope de la prórroga automática

La última EPA (correspondiente al segundo trimestre del 2016, casi a punto de que aparezca la siguiente) arrojaba esa misma cifra: un 20% de tasa de desempleo. En abril de este año el plan sufrió una nueva modificación y se acordó un nuevo límite para las prórrogas, que se producen de forma automática en periodos de seis meses. Esta se ampliaría hasta que la tasa de paro disminuyera hasta el 18%.

Adicionalmente se produce un incremento en la ayuda, que pasa del 75% (400 euros) al 85% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples); 452 euros para aquellas personas que pueden demostrar tener al menos a tres personas a su cargo.

Además de la ayuda económica, el plan Prepara incluye un itinerario personalizado de inserción (IPI). Se trata de formación encaminada a mejorar la empleabilidad y facilitar la reinserción en el mercado laboral.

Recursos insuficientes para afrontar un grave riesgo

Pero la inserción laboral gracias al plan Prepara arroja unas cifras que no están a la altura del riesgo de desconexión con el mercado laboral que supone permanecer tanto tiempo sin trabajar y el peligro de exclusión social que conlleva. Los recursos destinados resultan insuficientes para combatir esta situación que afecta a más de un 10% de la población en edad de trabajar.

Esta circunstancia la sufren sobre todo tres perfiles de trabajadores. El más numeroso lo forman aquellos con un escaso nivel educativo. Según un estudio sobre el impacto de la crisis de la organización FEDEA (Fundación de estudios de Economía Aplicada), un 60% de los desempleados de muy larga duración (más de dos años) no han finalizado la educación secundaria obligatoria. Un segundo grupo lo forman los empleados pertenecientes al sector de la construcción y, por último, los mayores de 50 años.

Requisitos y formas de conocer si se ha conseguido la ayuda

El Ministerio acaba de anunciar la prórroga de la disponibilidad de esta ayuda económica por otros 6 meses. Dirigida a personas que ya han agotado otro tipo de asistencia como la prestación por desempleo y llevan más de 12 meses de los últimos 18 en paro o bien que se tengan cargas familiares (rentas inferiores a 491,40 euros por cada miembro de la familia). Otro de los requisitos que deben cumplir los beneficiarios es no haber cobrado con anterioridad ninguna ayuda extraordinaria similar (PRODI, anterior plan Prepara, Renta Agraria o Renta Activa de Inserción -RAI).

Es importante destacar que si ya se ha sido beneficiario de la ayuda no podrá solicitarse de nuevo.

Aquellos que cumplan los requisitos en esta nueva prórroga que se alargará hasta febrero de 2017 podrán conocer si se le ha sido concedida por los siguientes medios:

  • El más habitual es que un técnico de formación de la oficina de empleo contacte por teléfono para convocarle a una reunión en la que se informará de los pasos a seguir. Por este motivo, es importante asegurarse de que los datos de contacto son correctos.
  • Acudir a la oficina de empleo o llamar por teléfono.
  • A través del boletín oficial que corresponda a la provincia.
  • Si se recibe una carta del SEPE en el que se comunica que la ayuda ha sido denegada. Se indicarán tanto los motivos como las posibilidades de alegación.

Según los datos del Ministerio de Empleo, el plan Prepara ha beneficiado a un total de 646.790 desempleados desde diciembre de 2011 y la comunidad autónoma con más adjudicaciones ha sido Andalucía, donde el desempleo ha sido más lesivo.