Llevamos ya muchos meses inmersos en una crisis económica de la que todavía no se ve el final. Desde RH Asesores han considerado oportuno el momento para hacer una parada en el camino y realizar una panorámica de la situación echando la vista atrás para ver qué ha sucedido hasta el momento y unas previsiones de cómo puede desarrollarse la situación en los próximos meses.

Sobre lo que ha ocurrido hasta ahora, y centrándose en los ingresos, un 57% de las empresas encuestadas han señalado que han visto reducida su cifra de negocio; el 16,5% indica que su facturación no ha variado y un 26,4% que ha aumentado. Un análisis más pormenorizado de los datos apunta que han sido las más grandes las que han resultado menos afectadas por las dificultades, en concreto un 38,5% manifiesta haber perdido cifra de negocio, mientras que esta cifra se eleva hasta un 60% entre las empresas de los segmentos de plantilla inferiores.

Por sectores, las empresas que mejor están superando estos tiempos de dificultad realizan su actividad en el ámbito de Finanzas y Seguros, Materias Primas y Energía y Servicios, mientras que las que indican haber perdido facturación pertenecen en mayor porcentaje a los sectores de Comercio de Equipo y Componentes, Comercio y Distribución, Industrias transformadoras y Otros Sectores.

En cuanto a las plantillas, el porcentaje de empresas que las han reducido durante el periodo de sondeo (julio-agosto 2008/julio-agosto 2009) se eleva hasta el 54,5%. Como es lógico, la disminución de la facturación tiene un efecto directo sobre el empleo, sin embargo, también es frecuente encontrar empresas que han reducido sus plantillas sin haber sufrido merma en su facturación. Como señalan desde RH Asesores, quizá se trate de una medida de anticipación, de aprovechamiento de las circunstancias para mejorar en productividad. Por sectores, los más afectados han sido la Industria y los Servicios Profesionales, mientras que los menos activos en destrucción de empleo han sido Finanzas y Seguros, Materias Primas y Energía y Otros Servicios.

El descenso de facturación de las empresas también ha tenido su reflejo en los recursos destinados a las políticas de personal. Según esta encuesta, el porcentaje de compañías que han decidido recortar gastos en este ámbito se sitúa en un 51,2%.

Entre las medidas adoptadas hasta el momento por las empresas que han participado en el sondeo, se pueden observar diferencias entre las pymes y las grandes empresas. Mientras que las primeras han tendido  con mayor frecuencia por tomar medidas de efecto transitorio como pueden ser la reducción de jornada, congelación de sueldos o amortización de puestos, las empresas de mayor tamaño han optado por anticipar jubilaciones. En todo caso, la medida más tomada por todas las empresas es el despido, un 43,8%. 

Medidas de reducción de costes

Cómo ven las empresas el futuro

El grupo de las empresas que esperan que sus ingresos aumenten representan el 48,8% de la muestra total, no obstante sumados a los que confían en que no disminuyan, un 25,6%, representan en conjunto a prácticamente al 75% de las empresas.

La expectativa de crecimiento es homogénea para los distintos segmento de tamaño, si bien algo más frecuente entre los más pequeños. El 58,3% de las empresas de menos de 50 personas confía en incrementar sus ingresos, mientras que este porcentaje baja hasta alrededor del 45% para el resto de segmentos.

Por sectores, las expectativas más optimistas se encuentran entre las agrupadas en Otros Servicios ‐Salud, Hoteles, Turismo y Restauración, principalmente‐(85,7%), Finanzas y Seguros (66,7% de la muestra del sector), Servicios de Contact Centers (66,7%) y Comercio de Equipos y Componentes (57,1%).

El 22,3 % espera aumentar su nivel de empleo y el 47,9% que no varíe. En conjunto representan algo más del 70% de la muestra. Es decir, siete de cada diez empresas no destruirán empleo o incluso generarán. Entre el 22,3% de empresas que prevén aumentar sus plantillas y el 48,8% que confían en incrementar su cifra de negocio hay una diferencia significativa. Esta puede ser una mala noticia para el empleo.

En términos generales, 5 de cada 10 empresas ven el futuro con optimismo, que sumadas a las que  prevén no empeorar configuran una mayoría esperanzadora (72,7% de la muestra total).