La aparición del coronavirus ha provocado la urgente necesidad de adaptación a las nuevas circunstancias. En muy poco tiempo y con los medios y herramientas que cada cual disponía. Una vez superado el shock inicial, ¿podemos intuir qué panorama laboral nos espera tras la pandemia?

Recogiendo las percepciones que empresas y trabajadores han formulado sobre cómo están afrontado esta crisis, la consultora Adecco ha elaborado un estudio con las respuestas dadas por más de 8.000 trabajadores en todo el mundo. En concreto, en ocho países (EEUU, Alemania, Italia, España, Reino Unido, Francia, Australia y Japón) en el que se vislumbran algunas de las tendencias que afectarán al mundo laboral en el medio plazo.

Estos son algunos de los principales resultados obtenidos en nuestro país sobre el panorama laboral.

Los sanitarios, la profesión mejor valorada durante la pandemia

Se han llevado los aplausos de toda España. El esfuerzo y la dedicación de estos profesionales ha reforzado la admiración que ya sentía la ciudadanía por su labor. El resultado, los sanitarios son los empleados mejor valorados durante la pandemia con un 80% de las respuestas en positivo.

Pero hay otras actividades que se han revelado como esenciales y que, previo a esta crisis, no gozaban de demasiado prestigio. Son quienes se ocupan de la limpieza e higienización de los espacios, por ejemplo. Un 73% de los encuestados valoraron positivamente sus cometidos. Pero también la de los pequeños comercios (68%), el transporte y la logística (66%), la agricultura (64%) y el sector científico y farmacéutico (63%). Estas han sido las actividades cuya labor mejor han valorado los españoles.

El panorama laboral después del coronavirus

El impacto que ha producido esta situación tan repentina ha generado a su vez también mucha reflexión en cuanto al sentido de lo que hacemos día a día. El confinamiento y la transformación súbita de las rutinas han hecho que muchas personas se replanteen sus carreras profesionales. ¿Están satisfechos con sus trabajos?, ¿y con el equilibrio vida personal y profesional? De cara al futuro, ¿en quienes confían como principales responsables de la recuperación? Estas son algunas de las expectativas que se han recogido en el estudio.

Antes de la pandemia, un 74% de las personas encuestadas en nuestro país se encontraban lo suficientemente motivados para continuar en su puesto de trabajo. El desarrollo de los acontecimientos sitúa el número de personas que cambiarían de puesto de trabajo y de sector en el 9%. No parece que se haya producido un cambio drástico en este sentido. Al menos, no todavía.

Lo que sí parece fundamental, para los españoles que han participado en la encuesta, son algunas cuestiones que deberían formar parte del mundo laboral en el futuro.

El equilibrio entre el trabajo y la vida personal han sido valorados positivamente por el 55% de los entrevistados. Esta condición se ha transformado en uno de los principales deseos de cara al futuro del trabajo. Tanto este requisito como sentir la confianza por parte de los responsables en el propio trabajo han sumado el 84% de las respuestas en positivo.

En segundo lugar, se valora contar con seguridad laboral, por un 82% de los encuestados. Así como la flexibilidad en el horario de trabajo, que prefieren el 81% de los participantes. Y la importancia de mantener un buen estado de salud, algo fundamental para el 80% de los encuestados.

Tuempleo-como-sera-el-mundo-laboral-tras-pandemia

Teletrabajo y nuevos skills

El trabajo en remoto es uno de los elementos que más ha transformado el mundo laboral durante esta pandemia.  Si bien era un modelo que iba instaurándose, en mayor o menor medida dependiendo del país (España era uno de los que menor implantación tenían en Europa con un 7,9% de los trabajadores) el confinamiento ha obligado a que empresas y trabajadores hayan tenido que adaptarse a esta modalidad en tiempo record. Aún queda mucho por hacer, pero ya forma parte irrenunciable del imaginario del futuro laboral.

Los trabajadores españoles encuestados creen en un sistema híbrido que combine el trabajo en la oficina con el remoto. Así lo apoya el 74%.

Estas circunstancias especiales también han servido para ser conscientes de la necesidad de adquirir competencias digitales. El 79% de los participantes entienden que es improrrogable. Además, un 78% ve necesario formarse en la gestión del trabajo en remoto, el desarrollo de soft skills (73%) y el uso de plataformas corporativas (72%).

A pesar de que la perspectiva todavía no es mucha, ya pueden intuirse los efectos que esta crisis ha provocado en nuestra percepción sobre el mundo del trabajo.