AFP Photo

Así, despreocupadas y contentas, puede que preparadas para una jornada de compras, pasean dos jóvenes chinas por la ciudad de Pekín. Como telón de fondo, la peluquería de un centro comercial donde otras dos no menos felices y relajadas mujeres parecen dispuestas a dejarse querer. De acuerdo, sólo se trata de un póster, pero reparen en el azul de las uñas, a juego con la sombra de ojos, de la modelo de la izquierda, reparen en la boa de plumas que desnuda su hombro derecho y en la seguridad y coquetería que desprende su caída de ojos. La modelo de la derecha, tan animal con su pantalón de leopardo, sujeta la lima de uñas con la convicción de quien sabe que tiene la sartén por el mango. Sí, la economía china es la primera que ha dado señales de recuperación en el sombrío panorama de la crisis. Su Producto Interior Bruto subió en el segundo trimestre un 7,9% respecto al mismo período del año anterior. Con este porcentaje, que supera ampliamente el crecimiento del 6,1% en el primer trimestre del año, el Gobierno chino casi puede tocar con los dedos el objetivo del 8% fijado para 2009. Así las cosas, no es de extrañar que la instantánea transmita tanta seguridad y deseo de consumo. ¿Se imaginan una versión china de «Sexo en Pekín»? ¿Cómo se lo tomaría el régimen?

Autor de la fotografía: Agencia AP