Los departamentos de Recursos Humanos reciben cada día cientos de solicitudes de empleo. Es obvio que tener la formación necesaria y contar con experiencia en el puesto son los criterios principales para superar una primera fase de selección, sin embargo, tal y como están las cosas, acompañar el currículum de una buena carta de presentación puede ser la clave para conseguir por lo menos la primera entrevista.

Aquí van algunos consejos para redactar esta tipo de cartas de la forma más efectiva posible:

– Es importante que la carta vaya personalizada. Antes de mandarla investiga quién es el responsable de los procesos de selección.

Escribe una carta para cada oferta que te interese. Aunque muchas veces el mismo currículum te puede servir para diferentes tipos de ofertas, no ocurre lo mismo con la carta. No debes olvidar que en esta presentación debes venderte como un «producto» que necesita la empresa, y cada empresa es diferente. Por ello, es importante que conozcas los intereses y necesidades de la empresa para así poder demostrar que las cualidades que tienes son las que busca la empresa.

– Una vez que sabemos lo que queremos decir, es el momento de estructurarlo de la manera más clara. En el primer párrafo, hay que captar la atención del lector, lo mejor es explicar cómo nos hemos enterado de la oferta con un estilo directo y dinámico. El segundo párrafo puede servir para informar de que se adjunta el CV, y para destacar las razones por las que nos presentamos al puesto, y por qué respondemos a las características de la persona que necesitan. Y, por fin, en el tercer párrafo, llega el momento de plantear la posibilidad de realizar una entrevista personal. De una manera sutil, nos referiremos a una cita personal donde poder ampliar la información del currículum.

Cuida el formato y el lenguaje empleado, lo más adecuado es utilizar la jerga y los tecnicismos propios del sector. Evita los párrafos demasiado largos y densos.

– Por último, no hables de dinero, no es el momento, este tema ya lo podrás tratar si consigues la entrevista. Y sé honesto, de nada te servirá inventarte una personalidad diferente que se derrumbará si consigues la entrevista.