Por Arantxa Sasiambarrena, directora general de Infoempleo.com

Hasta ahora, muchas de las personas que acababan la carrera vivían un momento puntual de incertidumbre. ¿Qué hacer? ¿Hacia dónde encaminar sus pasos profesionales? ¿Qué opción es la mejor? Los interrogantes que los nuevos trabajadores debían responder eran muchos.

Hoy la incertidumbre va más allá. Más allá de candidatos. Más allá de trabajadores. Más allá de los  4.010.700 de desempleados que contabilizaba la EPA del pasado mes de abril*. La incertidumbre ha llegado a la empresa que, desconcertada, debe gestionar de forma respetuosa la situación actual. Puede que la coyuntura le obligue a prescindir de algunos de sus profesionales para poder seguir adelante. En esta situación, la empresa debe ser capaz de dar un paso más para, donde antes veía trabajadores, empezar a ver personas. Personas con miedo, personas con familias, personas con un futuro por delante, personas con un pasado laboral lleno de conquistas, personas con muchas ganas de hacer cosas. Personas que se van y personas que se quedan. Todas necesitan hoy que la empresa les asesore, que les apoye, que les acompañe en un momento tan complicado. Todas esas personas son hoy el principal cliente de la empresa y, como siempre, su principal valor. La misma empresa que demandaba talento a raudales debe ser capaz hoy de gestionar la dificultad, transmitiendo tranquilidad, asesorando y dando respuestas.

En este marco, Infoempleo quiere ser algo más que un intermediador, un portal de empleo, un desarrollador de I+D o un suplemento dominical. Desde puestos de trabajo, a iniciativas para la formación, pasando por cualquier aspecto que ayude en el desarrollo de la carrera profesional, Infoempleo hoy se dedica a los recursos más humanos, a ésos que hacen que una empresa sobreviva a estos tiempos de incertidumbre, mejorando su marca gracias al apoyo de las personas que la forman. De las que se van y de las que se quedan. Por ellos y con ellos.

 *Datos del primer trimestre de 2009