Periodo de prueba

Cada vez es más habitual que las empresas establezcan un periodo de prueba cuando contratan a un nuevo trabajador. Durante los meses que dura, el trabajador podrá conocer de primera mano cuáles son las condiciones reales de su puesto de trabajo y si coincide o no con lo que le han contado en la entrevista. Por otro lado, la empresa utiliza este tiempo para comprobar si la persona escogida es la adecuada o no para el puesto.

La duración máxima de este periodo depende del convenio colectivo del sector al que pertenezca la empresa y de la categoría profesional del trabajador. Si el convenio no dice nada al respecto de este tema, el periodo máximo será de seis meses para técnicos o titulados, de tres meses para los que no lo sean en empresas de menos de 25 empleados y de dos meses para el resto de trabajadores. En este tiempo, el trabajador tiene los mismos derechos y obligaciones que el resto de los miembros de la plantilla, así como los que corresponden por el puesto de trabajo que esté desempeñando. Este tiempo también será computable a efectos de antigüedad. Durante este periodo, cualquiera de las dos partes puede dar por concluido el contrato sin tener que indemnizar a la otra parte.

Si la empresa te ofrece esta posibilidad, debes saber que existen situaciones en las que se aplica de forma «ilegal»:

– Establecer estos periodos de prueba a trabajadores que ya han prestado servicios con anterioridad en la misma empresa y en el mismo puesto.

– Establecer periodos de prueba de mayor duración de la permitida en el convenio.

– No dar de alta al trabajador en la Seguridad Social cuando está en el periodo de prueba. Esto, además de ilegal, es muy peligroso porque si durante ese tiempo el trabajador tiene algún tipo de accidente laboral, la multa para la empresa puede ser muy alta.

Consejos

1. Conoce las prioridades en las tareas que tengas que realizar y los tiempos establecidos para cumplirlas. Realizar el trabajo con rapidez y eficacia será muy valorado.

2. No manifiestes las opiniones personales sobre el trabajo que estás realizando. Cuando el puesto esté consolidado será el momento de dar la opinión y cambiar lo que se considere necesario.

3. Procura adaptarte a la forma de trabajar de tu superior.

4. Sé consciente de que mucha gente te está observando, así que cuida todos los detalles.

5. Intenta conocer la opinión de tus compañeros. Pueden serte muy útiles los consejos de las personas que llevan más tiempo en la empresa.