«Mi trabajo está destruyendo la humanidad». Así de claros y contundentes son prácticamente la mitad de los trabajadores de los restaurantes de comida rápida. O al menos así se manifestaron en una encuesta sobre el mercado laboral realizada en EEUU por PayScale acerca del impacto del empleo en la sociedad.

Tras ellos, y a mucha distancia, los abogados son los profesionales con más conciencia autocrítica. Aproximadamente un 5% piensan que por su culpa «el mundo es un lugar peor».

A continuación diseñadores de moda, banqueros, asesores legales, publicistas, agentes de seguros e ingenieros dedicados a la extracción de petróleo son, según el informe, los profesionales menos satisfechos con su labor social.

Conviene destacar que este ránking lo hacen los profesionales del propio sector. Es decir, que no necesariamente tiene por qué corresponderse con lo que piense la sociedad de cada una de estas profesiones. Sino que se trata de un ejercicio de introspección y que se trataba de respuestas cerradas. La cita no es propia, sino que ellos marcaron esa casilla.

Al final lo que se desprende del informe es que los peores empleos no son siempre aquellos con los sueldos más bajos, ni los que implican un alto riesgo de vida, ni siquiera aquellas tareas repetitivas que podemos considerar una alienación de la personalidad del trabajador. Los peores empleos son aquellos en los que sus empleados son conscientes de estar haciendo un daño irreparable al resto del planeta.

Pero como queremos que este blog sea un ejercicio de optimismo no vamos a poner el punto final del post aquí. Sino que te vamos a mostrar también la otra cara de la moneda. ¿Quiénes son los empleados que más disfrutan con su trabajo?

Aproximadamente al 65% de los trabajadores les gusta su empleo. Al menos eso es lo que afirmaba un estudio elaborado por la compañía de investigación de mercados Gallup para la revista Forbes hace unos meses. Un dato significativo según este informe que concluye que los trabajadores felices son también mucho más productivos y a la larga rentables para las empresas (pdf). En ese mismo informe se afirma que la satisfacción de los empleados tiene menos que ver con la propia naturaleza del empleo que con la actitud de la propia compañía: una empresa que invierta en la felicidad de su plantilla siempre va a tener trabajadores más productivos; junto a una remuneración acorde a la propia formación del trabajador, la estabilidad y las oportunidades de crecimiento, esta actitud de la empresa es lo más valorado por los trabajadores.

Si quieres, en el próximo post te contamos cuáles son las empresas que mejor encarnan estos valores y donde queremos trabajar algún día casi todos nosotros… 😉

Imagen: Ice Monster Mango Avalanche con licencia CC de Jorge González