La Unión Europea renueva sus procesos de selección. A partir de 2010, y bajo el lema «¡Estamos buscando a los mejores!», la Oficina Europea de Selección de Personal (EPSO) pondrá en marcha las nuevas pruebas con el objetivo de agilizar los trámites y adecuar los perfiles de los candidatos a las necesidades de las instituciones europeas.

Una de las principales novedades es la reducción del número de convocatorias. A partir de ahora en vez de convocar una oposición por cada puesto vacante, se realizará una única convocatoria anual para cada uno de los perfiles genéricos demandados por los diferentes organismos: lingüistas (marzo de 2010), administradores (septiembre 2010) y asistentes (diciembre de 2010). De esta forma los candidatos podrán planificarse mejor  y también disminuirán los procesos de selección a un periodo máximo de 9 meses, en lugar de los 15 habituales actualmente.

Los contenidos de las pruebas también sufren cambios sustanciales. A partir de ahora se valorará más la capacitación profesional y personal de los aspirantes que los conocimientos especializados de estos sobre la Unión Europea y las áreas correspondientes al puesto. Cada convocatoria constará de dos fases de selección:

– Pruebas informatizadas: diferentes test cognitivos destinados a evaluar el razonamiento abstracto, verbal y numérico de los candidatos. Se realizará una prueba de las competencias profesionales, lingüísticas o de actuación y de comportamiento en el entorno profesional, además desaparece el actual test de preselección que valora los conocimientos sobre la UE.

– Entrevistas: los candidatos que superen la primera fase realizarán una serie de ejercicios individuales y en grupo para demostrar los conocimientos y competencias técnicas. Estos ejercicios constan de casos prácticos, entrevista estructurada, presentación oral, dinámica de grupo o test específicos sobre la materia, en función de la categoría del puesto.

Requisitos de los candidatos

Para poder optar a una plaza dentro de la Unión Europea, los candidatos deben cumplir una serie de requisitos generales:

– Ser nacional de un estado miembro de la Unión.
– Disfrutar de todos los derechos de ciudadanía.
– Dominar al menos una de las lenguas comunitarias y tener conocimientos satisfactorias de otra (inglés, francés o alemán).
– Además los aspirantes deben reunir la experiencia profesional y las cualificaciones específicas que se marquen en la convocatoria.

Para poder participar en cualquier proceso de selección de la Unión Europea el primer paso es crearse una cuenta EPSO. En el momento en que se publique la convocatoria, el candidato debe rellenar la solicitud electrónica donde se detallan sus cualificaciones académicas y profesionales, además de enviar a EPSO, por correo postal, el impreso de solicitud y los documentos justificativos del cumplimiento de los requisitos.