Acaba de empezar el 2011 y, como todos los años, nos proponemos numerosos retos y deseos, pero muchas personas sólo tienen un objetivo para este año: encontrar empleo. Es un reto difícil, cierto, pero no imposible. Si llevas mucho tiempo en esta situación habrás leído y oído numerosos consejos sobre cómo afrontar la búsqueda. De todas maneras, te dejamos los nuestros para que en 2011 se cumpla tu gran deseo:

– Mantén una actitud positiva: Es fácil decirlo pero es fundamental. Es muy importante que mantengas la calma, la ansiedad en estos momentos perjudicará notablemente tus posibilidades de éxito en la búsqueda. Sé positivo, aprende de los errores, no te quedes en la queja y actúa.

– No seas rígido en tus búsquedas: Autoevalúate, identifica qué sabes hacer y cuáles son tus mejores tres o cuatro rasgos, talentos y habilidades. No te limites a buscar oportunidades sólo en el sector en el que siempre has trabajado, tus conocimientos y habilidades pueden ser necesarias en otros sectores en los que ni te lo imaginarias.

– Crea tu red: Como ya hemos comentado en otros post, tener una red de contactos activa es fundamental hoy en día. Si todavía no estás dado de alta en las principales redes profesionales (linkedin, xing…) y sociales (facebook, tuenti…), no pierdas tiempo, regístrate y crea tu perfil. No sólo podrás ponerte en contacto con amigos, ex compañeros o conocidos que puedan informarte de dónde hay vacantes, sino que además podrás ponerte en contacto directamente con empresas y reclutadores que buscan sus candidatos en las nuevas vías. Es importante que todo el mundo sepa que estás buscando trabajo.

Es necesario que seas creativo y exprimas al máximo las posibilidades que te ofrecen las nuevas tecnologías en la búsqueda de empleo. Además de buscar ofertas en portales de empleo como infoempleo.com o de colgar tu perfil en redes profesionales, puedes crearte una cuenta en twitter y entrar en contacto con personas que tienen los mismos problemas o intereses, puedes realizar tu propio blog o grabar un videocurrículum y distribuirlo a través de diferentes canales. Sé original, proactivo y lánzate a la acción.

– Aprende a venderte: Una vez que consigues la deseada entrevista, llega el momento de destacar por encima del resto de candidatos. ¿Cómo hacerlo? Para poder vender tus habilidades y competencias tienes que conocerlas, así que analízate a fondo y sé consciente de cuales son tus fortalezas. No vale con lo que dice el currículum, tienes que demostrar que conoces la empresa, las funciones del puesto al que optas y mostrarte activo y con ganas de esforzarte al máximo.