El Plan Anual de Política de Empleo es la estrategia que elabora el Gobierno cada año con el fin de establecer un marco normativo para las medidas destinadas a combatir el paro o estimular la creación de empleo. Se les adjudica un presupuesto y se define la actuación sobre diferentes ejes. La idea es garantizar que se aborda esta problemática desde todas sus dimensiones. Estos son los seis ejes sobre los que se moverán servicios y programas, un total de 696. Las acciones y actividades que se emprendan se distribuirán entre acciones desarrolladas desde el propio Sistema Nacional de Empleo (básicamente la distribución de los fondos y políticas comunes) y desde los servicios de empleo de cada autonomía ya que son las comunidades las que se encargan de su aplicación en la práctica en la mayoría del territorio.

Plan Anual de Política de Empleo: abarcar el empleo en seis ejes

Eje Orientación. Todas aquellas políticas activas de empleo que pertenecen a este eje están dirigidas a cómo adecuar los perfiles profesionales de las personas desempleadas para insertarlas de una manera eficaz en el mercado laboral. Son medidas que ayudan a elaborar itinerarios profesionales gracias al diagnóstico de las cualidades y herramientas con las que cuenta cada beneficiario, así como los requerimientos del mercado laboral. También se ocupan de acompañar durante el proceso.

Eje de Formación. Las necesidades del mercado laboral van cambiando y esto debe tener reflejo en la formación con la que cuenta la fuerza laboral de un país. Las políticas que se inscriben en este eje impulsan la adquisición de las competencias y conocimientos que necesitarán las empresas, pero también ponen en valor la experiencia de los trabajadores a través de los sistemas de acreditación de competencias.

Qué es el Plan Anual de Política de Empleo

Justicia en el acceso al empleo

Eje de Oportunidades de empleo. Las acciones que pertenecen a este apartado están pensadas para fomentar la contratación, la creación de empleo y procurar que los empleos se mantengan. Sobre todo, se centra en colectivos especialmente vulnerables como son las personas con discapacidad, la juventud (menores de 30 años) o las familias monoparentales.

Eje de Igualdad de oportunidades. El mercado de trabajo alberga desigualdades que estas medidas tratan de paliar. Una de las principales es la que existe entre hombres y mujeres, recordamos que la brecha salarial de género es todavía del 22%. Estas medidas incluyen aquellas relacionadas con la conciliación y también con la movilidad, tanto geográfica como entre sectores.

Eje de Emprendimiento. El impulso de la iniciativa empresarial y el trabajo autónomo es el objetivo principal de esta vía de acción. Se pretende fortalecer desde aquí la economía social, digital y colaborativa para garantizar que cualquiera de las iniciativas que se emprendan sean viables y lleguen a consolidarse.

Eje de Mejora del Plan del Sistema Nacional de Empleo. Este eje pretende reforzar la colaboración entre los sistemas de empleo en todos los niveles (autonómicos y municipales) con el Sistema Nacional para dar servicio a empresas y trabajadores en el acceso al mercado laboral. El trasvase de información, servicios de mediación y la creación de herramientas para facilitarlo están dentro de la actividad que desarrollarán.