Hasta ahora, los recibos de la nómina sólo contenían la base de cotización y el tipo de retención correspondientes a las aportaciones del trabajador, pero no se determinaba la parte correspondiente al empresario. El Ministerio de Empleo ha aprobado un nuevo modelo de nómina que las empresas deberán ir adoptando progresivamente, y que permitirá a los empleados disponer de más detalles sobre su salario.

¿En qué consisten estos cambios? A partir de ahora, el empresario deberá informar del importe total de la cotización a la Seguridad Social indicando la parte de cotización que corresponde a la empresa y la que corresponde al trabajador.

El Ministerio de Empleo ha establecido un periodo de seis meses (hasta el 12 de mayo de 2015) para que las empresas se adapten al nuevo modelo de nómina que deberán entregar a sus trabajadores. Aquí puedes descargar el modelo de las nuevas nóminas publicado por el BOE.

Con esta medida, los trabajadores sabrán quién se lleva la diferencia entre su salario bruto y el dinero que finalmente perciben.

Las nuevas nóminas no son el único cambio que está llevando a cabo el Gobierno. Los bolsillos de los trabajadores notarán también el impacto de la reforma fiscal en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), y la cantidad variará en función de la Comunidad Autónoma de residencia fiscal. Por ejemplo. Hace unos días se anunciaba que los ciudadanos de Madrid con un sueldo de 1.000 euros pagarán el próximo año un 50% menos de IRPF que en 2014. El Gobierno Autonómico de Madrid ha aprobado una nueva reforma fiscal para 2015 que creará un nuevo tramo en el IRPF para las rentas inferiores a 12.450 euros.

En este sentido, madrileños, aragoneses, castellanos y cántabros serán los que se beneficien de una tributación más baja. En cambio, los andaluces, catalanes, valencianos y asturianos pagarán más que el resto.

La reforma fiscal que ha diseñado el Gobierno beneficia sobre todo a las rentas bajas y a las muy altas. En cualquiera caso, las diferencias entre lo que pagará un trabajador en un parte de España y lo que podría pagar en otra se agudizan para todos los niveles de renta.