Los empleados españoles se enfrentan a más batallas cada día que los mismísimos Sylvester Stallone, Harrison Ford o Chuck Norris en todas sus películas. Sin embargo, emularlos, aunque sea de mucho en mucho, puede ayudar a liberar estrés y combatir la peor situación de crisis.